Periódico am | Llegan a empresas y se van a los tres meses

Llegan a empresas y se van a los tres meses

Valor Agregado
|

Contratadores señalan los problemas que tienen al momento de buscar personal.

Wendy Suárez señaló que hay factores, por los que se van personas de sus empleos. FOTO: Silvia Millán


Tres meses, es el tiempo promedio que un trabajador dura en una empresa, para luego, buscar una nueva opción laboral.


Publicidad
Reclutadores entrevistados señalaron que este es el principal problema, al momento de hacer campañas de contratación.


La necesidad de empleados hace que las firmas estén en una contratación permanente participando en ferias de empleo.


“En Guanajuato existe una amplia oferta de trabajo, esto mismo provoca que los empleados busquen cualquier oportunidad donde pueda ganar más dinero, es una situación en la que nos enfrentamos todas las empresas”, menciona Wendy Suárez, coordinadora de Recursos Humanos en la empresa Scherdel de México.


El promedio de permanencia en su caso es de tres meses, por parte del personal de nuevo ingreso “pasando los tres meses la gente dura de uno a dos años” compartió Wendy en esta etapa es que inicia la rotación.


La compañía se dedica a la manufactura de resortes para la industria automotriz, en este momento requieren siete plazas para el área de producción. Mas cinco vacantes en el área administrativa desde recepción hasta gerencia.


Razón por la que fueron parte de las 35 empresas, que ofrecieron 2 mil vacantes por parte de la Dirección de Economía de León.


Conforme avance el año tendrán que cubrir 50 plazas, derivado de un crecimiento en las ventas.


Prestaciones


Dolores Anaya Hernández, reclutadora de Tenis con imaginación, señaló que los colaboradores, fácilmente cambian de empleo ante los beneficios extras.


“Nos afecta que solo ofrecemos prestaciones de ley, que pueden resultar básicas comparados contras empresas”.


En el caso de la producción se rolan turnos, esto resulta otra limitante, a esto se suma que la ubicación de la nave. La planta al no estar en una zona industrial, no ayuda a la captación de gente.


La fabrica de calzado ofertó 25 vacantes, 20 de ellas para preliminares, los demás puestos son operativos y área de embarque.


A lo largo del año están contratando, cuentan con una plantilla de 700 trabajadores, que se distribuyen en seis naves de producción.


La colaboradora compartió que semanalmente se van, entre 5 y 7 trabajadores, el promedio de estancia es de 45 días.


“Tenemos procesos de reclutamiento en los que la gente no acude ni el primer día”.


 


Rolar turnos


La compañía Novatec, anualmente participa en al menos cinco ferias para captar personal, en ellas logran contratar hasta 8 personas, de 25 candidatos que seleccionan.


Berenice Barajas Castorena, es la responsable de Reclutamiento y Personal de la compañía, dedica a la fabricación de cajas de plástico.


“La falta de preparación, especialización y desarrollo de habilidades son la otra cara de las renuncias, estando en planta hasta por cien pesos se van”.


El cambio de los horarios de trabajo ha cambiado, ahora se rolan turnos, esto a la gente no les gusta detalló Berenice, siendo esto una de las razones que genera la rotación “quieren ganar más, pero no en estos horarios”.


En esta feria ofrecieron 20 vacantes para puestos operativos, la plantilla completa es de 280 personas. En su caso ofrecen prestaciones superiores a las de Ley, bono de cero faltas, pero no cuentan con transporte.


La compañía, está en permanente campaña de contratación, ya que el promedio de retención es de un mes.


Ante esta situación, la firma se está preparando para integrar un programa de sueldo emocional.


En el que se ofrece al empleado actividades que le permitan desarrollarse física, intelectual, emocionalmente. Diseñando espacios recreativos para practicar deporte, ofrecer masajes, gimnasio, biblioteca y promoviendo el desarrollo personal.


 


Buscan una oportunidad


En contraste, las personas desempleadas señalan sueldos bajos, falta de prestaciones, como principales razones para desertar de los trabajos.


Para Vanessa Sarahí Ávila Guillén, lo importante al considerar un trabajo son las prestaciones y el acceso a transporte.


Esta joven de 22 años se perfila en el sector industrial como inspector de calidad, lleva dos meses sin empleo porque cambio de residencia a Tamaulipas. Ahora que está de regreso comenzó la búsqueda de trabajo.


Después de un año sin empleo, Miguel Ángel López este considerando opciones que antes no le interesaban.


Anteriormente este hombre de 40 años trabajó para tiendas de servicio, reconoce su antiguo sueldo era mejor, comparado con las propuestas que actualmente existen.


Quieren gente joven, -se lamenta- los mayores de 35 no tienen mucha oportunidad admite que desea un empleo, aunque sea con bajo salario.


“Hay mucho empleo, pero mal pagado, la oferta laborar no es tan amplia como se comenta, en particular para las personas de mi edad”.


 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx