Periódico am | Ahuyentan a las palomas sin éxito

Ahuyentan a las palomas sin éxito

Local
|

Templos, monumentos históricos y edificios de particulares padecen un ‘enemigo’ común y sufren.

Las aves vuelan alrededor de la Parroquia del Sagrario, una de cuyas torres luce rodeada de la malla con la que pretenden protegerla./ Fotos Omar Ramírez


Si bien es cierto que en la Iglesia Católica el Espíritu Santo es representado por una paloma, en templos de León tratan de ahuyentarlas por la suciedad y el ruido que provocan. 


Publicidad
Para ello, colocan picos en las cornisas de las fachadas de las iglesias, donde las aves mueren atravesadas como si fueran lanzas, o bien colocan mallas de plástico en los campanarios.


Las palomas son una plaga que afecta no sólo a las iglesias, también a los monumentos históricos. El excremento de las aves daña las canteras con el ácido que genera. 


Es un problema grave, por ello se protege a los monumentos con malla de plástico, dice el arquitecto José María Méndez Córdoba, quien estuvo al frente de la construcción del templo Expiatorio.



Recordó que hace algunos años se incrementó el número de palomas en la zona Centro, puesto que las personas acudían a darles de comer.


“Había una señora que llegaba por las tardes a alimentarlas y bajaban en parvadas. Eran decenas y aumentó el número de aves y el problema. Las palomas son consideradas como una plaga en muchos países, no sólo en León. Causan mucho daño a los inmuebles”, añadió el profesionista.


Edificios comunes, ya sean de oficinas o de particulares, tampoco se salvan de la plaga. 


El canto grave de las aves, a cualquier hora del día, resulta una molestia. Y la suciedad que provocan no se diga, además de que pronto hacen nidos y su número se incrementa.


En el Centro han batallado mucho con los animalitos. Y con algunas personas: hubo una que acudía temprano a la Plaza de los Fundadores y con una malla atrapaba palomas para sacrificarlas y comer, pero esto generó mucha polémica con algunos defensores de los animales.


Ahora con la restauración de la primera parroquia de León, el Sagrario, para proteger el inmueble no sólo colocaron malla de plástico en la torres y en la fachada, sino también picos en las cornisas, que son como pequeñas espadas para las palomas, que al llegar quedan ensartadas y mueren poco a poco.


Esto se puede apreciar a un costado del templo, donde hay palomas muertas enganchadas en los picos y nadie las retira del lugar.


“Ahí se pudren con el paso del día. Esos picos no las ahuyentan puesto que siguen haciendo nidos entre las cornisas”, señala Juan Centeno. 


Pide no las hagan sufrir


La diputada local del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) Beatriz Manrique Guevara, aceptó que las palomas son una plaga, pero dijo que se deben usar métodos de control para ahuyentarlas sin sufrimiento.


En algunos casos, dijo, utilizan drones o aves de rapiña entrenadas, o como lo hacen en el Poliforum de León, con sonidos similares a los que emiten los depredadores.


“Estamos en contra del sufrimiento de los animales. Han aumentado porque ya no tienen depredadores naturales, como aves de rapiña, pero se deben utilizar métodos para que no sufran”, señaló.


La necesidad de tratar a las palomas con tanta consideración no es fácil de practicar para todos . El administrador de un par de edificios de departamentos en León Moderno, quien prefiere que no se cite su nombre, no ha logrado neutralizarlas.



Y es que en los ventanales de los departamentos hay espacios ideales para que las palomas se junten, aniden, hagan su característico ruido gutural... y dejen el penoso recuerdo de sus digestiones, que cuando secan generan un polvillo irritante que molesta al respirar y se fija y mancha mosquiteros.


Descartado el uso de veneno, el administrador de los edificios compró una cubeta de un repelente especial, que costó 1,650 pesos e IVA. La sustancia no funcionó: aunque fue esparcida en los departamentos y ahuyentó en un principio a las aves -se pegaban con el repelente, volaban y evitaban regresar- el efecto pasó pronto. 


Las áreas quedaron pringosas, decenas de plumas se pegaron a las ventanas y las palomas volvieron pronto.


José Juan Hernández es criador de palomas mensajeras y dice que los depredadores naturales que había antes, como halcones y búhos, han desaparecido.


“Ya ni halcones hay, ni aguilillas, han sido casi exterminadas por cazadores, por ello aumentó la plaga de palomas y pájaros”.


Poco atentas a las jerarquías, las palomas que no respetan los templos menos lo hacen con las autoridades. 


El año pasado,  la Dirección de Servicios Generales del Gobierno puso en marcha un programa para proteger la fachada del Palacio Municipal.


El mismo consistió en intentar ahuyentar, con un dispositivo, a las palomas que usan la edificación para hacer sus nidos y manchan la cantera con excremento.


El artefacto, que costó 10 mil 600 pesos, emitía día y noche sonidos de depredadores. 


Pero no dio resultados, las palomas siguieron en su sitio y el sonido se apagó.


Busca frenarlas con tecnología


Los famosos espantapájaros que utilizan los agricultores para defender sus cosechas de las parvadas de pájaros y palomas ya son cosa del pasado.


Ahora se ofrecen a través de internet sofisticados equipos para ahuyentar a las aves, equipos de ultrasonido, púas de acero inoxidable, búhos y halcones falsos, malla antipájaros, luces LED, emisores de sonido, entre otros.


Autoridades y religiosos utilizan todo tipo de prácticas para tratar de ahuyentar a las aves. Desde podar árboles, como lo hicieron en la Calzada de los Héroes, hasta disparar cohetes o colocar esculturas de búhos que mueven la cabeza con el viento, como tienen en el el templo de San Juan Bosco y en el jardín principal de Dolores Hidalgo.


“Antes en la agricultura se usaban espantapájaros. Los pájaros les perdieron el miedo. Luego se les ahuyentaba con disparos de escopeta, ya no se puede debido a que ya no se pueden portar armas; también está el sistema de disparar cohetones, pero sale muy caro y los pájaros se van y vuelven”, dice Francisco Morales, un agricultor de Santa Ana del Conde.


A través de internet se ofrecen búhos de plástico que mueven las cabeza y las alas con el viento. También hay cometas espantapájaros con figuras de halcones, águilas, y que emiten ruido. Globos inflables con figuras de ojos de búho.


Pero también se ofertan discos de acero reflectivos para ahuyentar todo tipo de aves. 


“Respetuoso con la naturaleza: ahuyenta las aves sin el uso de productos químicos tóxicos, ruidos fuertes y sin dañar a las aves; se cuelgan estos discos en jardín, terrazas, para disuadir a las aves comunes, incluyendo pájaros carpinteros, palomas, patos, garzas, cuervos, etc.”, dice la publicidad del producto.


También se vende la cinta holográfica anti pájaros, que refleja la luz y aseguran que ayuda a que se vayan.


Y está el AngLink Ahuyentador Ultrasónico para Animales. 


“De manera efectiva y permanente elimina los problemas de los animales. Se deshace de deers, pájaros (palomas, pájaros carpinteros, gaviotas, etc.), gatos, perros, osos, ardillas, conejos, mofetas, murciélagos, ratas, zorros, mapaches, ratones y muchos más”.


Otro producto, Repeller, ofrece deshacerse de animales y plagas a través de la emisión de una mezcla de ultrasonidos y sonidos muy fuertes.


Otra alternativa, las luces LED estroboscópicas, parpadean y asustan a  plagas y  animales. Es un repelente limpio, a diferencia de productos químicos o pesticidas.


Bird Spikes Aspectek es un kit de púas de acero inoxidable, de casi tres metros y  medio de largo y que ofrece “perfecta disuasión para aves. Sin pegamento”.


En este campo, se ofertan también púas de acero inoxidable de alta resistencia, además de base de policarbonato de larga duración, que pregonan  cuenta con la combinación perfecta de flexibilidad y eficacia.


Es recomendado para los dueños de propiedades para repeler plagas de aves y evitar que aniden en techos o ángulos de la finca.  


Más avanzado parece ser el Ahuyentador de aves solar con ondas ultrasónicas y un rango de 7 metros, con iluminación LED para aumentar el efecto y panel solar incluido, a fin de evitar el costo de pagar la electricidad.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx

tu opinión es importante ¡compártela!

¿Consideras a las palomas una plaga?

No