Periódico am | ¿Y qué pasa con la iglesia católica?

¿Y qué pasa con la iglesia católica?

Opinión
|

La misma iglesia con el paso de las décadas ha disminuido su actividad política desgastada en su imagen pública.


En México -de acuerdo con datos del INEGI- alrededor del 85% de los mexicanos reconocemos ser católicos; sin embargo, esta cifra que llegó en el censo de 1970 al 97%, ha cambiado drásticamente. No solamente cada vez más gente se declara atea, sino que abandona el catolicismo. Históricamente los católicos llamamos “protestantes” a quienes dejaron el catolicismo. Conocemos como protestantismo a aquellas iglesias que siendo “hermanos separados “, no reconocen a la autoridad del Papa. El protestantismo fue creado por Martin Lutero en Europa en el siglo XV y tiene enormes coincidencias con el catolicismo; algunas de estas corrientes son los anglicanos, los luteranos, los presbiterianos, los pentecostales y Testigos de Jehová, entre otros, y tienen como común denominador la comunicación directa entre el creyente con la divinidad, sin intermediar autoridad.


Publicidad
En análisis desagregado del censo 2010 y del conteo del 2015, podemos afirmar que ya casi el 12% de los creyentes en México forman parte de la población protestante/evangélica. Esto nos lleva a casi 20 millones de cristianos no católicos en México y a medio millón en Guanajuato, algo impensable hace dos décadas; es un nuevo rostro cristiano no católico con mayoría en iglesias o movimientos religiosos pentecostales y neo pentecostales, y en menor proporción en las iglesias “históricas” protestantes, presbiterianas y metodistas. ¿Por qué han crecido tanto? Enfoque al cliente; conexión de la vida con la religión, predicadores con enorme capacidad de convencimiento y uso intensivo de tecnología y medios masivos. Los pentecostales consideran la preeminencia del espíritu, de los dones, de la sanación y de la teología de la prosperidad (la riqueza se genera aquí, no hay que esperar al cielo).


Históricamente las iglesias protestantes aceptaban el liberalismo laico y el juarismo del País desde las Leyes de Reforma, pero han abandonado esta opción para abiertamente buscar el poder, particularmente los Pentecostales y Neo Pentecostales. Ellas claramente han irrumpido en la vida pública y política dejando atrás la idea de que es algo malo y contaminado; incluso hay quienes dentro de este movimiento afirman que deben llevar “valores” a la vida política siendo gobierno.


Es apenas hace 10 años que las iglesias pentecostales buscan formar un partido, como en 2014 que crean el Partido Encuentro Social que inició en el 2005 en Baja California y que tiene un programa cristiano conservador y una actitud política pragmática de aliarse lo mismo con priístas que con panistas que con morenistas; no tienen una ideología definida, sino que se asocian con tal de crecer. Su financiamiento tiene orígenes en sus centrales norteamericanas y son buenos vendedores de cada en casa de sus propuestas y producto.


En América Latina los últimos 10 años el papel que juegan las iglesias protestantes en particular los evangélicos, ha crecido enormemente. En las selecciones recientes de Costa Rica obtuvieron casi la mitad del Parlamento y en países como: Guatemala, Colombia, Brasil , Chile, Argentina , tienen un peso importante en las votaciones; es decir, la participación activa de las iglesias evangélicas dista del que ha tenido en la historia la iglesia católica. Esto que tiene que ver con México, pues si bien las ideologías protestantes son conservadoras oponiéndose al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo, como en general lo hace la iglesia católica, su papel activo en las elecciones es cada vez mayor; incluso en Morelos ya tienen gobierno municipal.


En México, el Partido Encuentro Social es claramente un partido confesional que se autonombre como partido por los valores y la familia. La alianza que hizo con quien tiene la mayor probabilidad de ser Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no es casual, pues le puede aportar al menos medio a un millón de votos.


De acuerdo con datos del INEGI, estados del sur del País tienen cada vez mayores creyentes en estas iglesias evangélicas. Chiapas es un ejemplo en donde el porcentaje del catolicismo ha disminuido al 65% y es ahí donde las iglesias protestantes tienen mayor interés político o económico. Aquí habría varias hipótesis; una de ellas es que, si llegan al poder, tendrán los evangélicos cada vez una mayor influencia ideológica como en su momento lo tuvieron los maestros o lo siguen teniendo con el Partido Nueva Alianza o PANAL; es decir, si se transforman también en grupos de poder.


¿Y qué pasa con la iglesia católica? La misma iglesia con el paso de las décadas ha disminuido su actividad política desgastada en su imagen pública y afectada por la pérdida de creyentes jóvenes, pues ideológicamente se había plegado al Partido Acción Nacional y ahora parece mantenerse al margen de la coyuntura política donde los evangélicos pueden llegar a ser gobierno de la mano de AMLO. La Constitución impide que los ministros de culto puedan participar activamente en la política, pero no que iglesias confesionales formen partidos políticos. Por eso, el enorme crecimiento del Partido Encuentro Social en México y su casi inminente acenso al poder de la mano de Morena y el Partido del Trabajo plantea interrogantes importantes, no solo para el sistema electoral o para el sistema político, sino en general sobre el papel que tiene la religión o aspectos confesionales en la formación de partidos políticos y por tanto en el acenso al poder.


 


José Luis Palacios es Director de la Universidad Meridiano


[email protected]


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx