Joven viola a adolescente mientras ella moría de sobredosis y envía fotos a amigos

Joven viola a adolescente mientras ella moría de sobredosis y envía fotos a amigos

Mundo
|

Brian Varela, de 19 años, dijo que no sabía si estaba viva o muerta cuando eyaculó dentro de ella

El Universal

Un joven de 19 años violó a una adolescente mientras esta estaba muriendo de una sobredosis de drogas, además tomó fotos de su cuerpo inconsciente y se las envió a sus amigos para presumir lo ocurrido, luego la dejó sin vida dentro de un bote de plástico para ir a su trabajo, según a un informe de la policía de Lynnwood, Washington, informó BuzzFeed.
 

Brian Roberto Varela fue arrestado el jueves pasado luego de que sus compañeros de trabajo leyeron la desesperada publicación de Facebook de la madre de la víctima e informaron a la policía que el joven se jactaba de lo sucedido. De acuerdo con la publicación de su madre en la red social, la joven había estado desaparecida desde que fue a una fiesta en el parque de casas rodantes el sábado.
 

La madrugada del martes, los agentes del Departamento de policía del condado de Snohomish allanaron la casa rodante en la que vivía Varela en Martha Lake y encontraron el cuerpo de Alyssa Mae Noceda, de 18 años, metido en un bote de plástico negro.
 

Varela dijo a la policía que conocía a la joven desde hace unos años y habían estado hablando en Snapchat. Además, aseguró que la joven acababa de romper con su novio y se acercó a su casa para divertirse y pasar el rato.
 

Varela era conocido por usar y vender drogas como marihuana, ácido, cocaína y píldoras Percocet, según informó la policía.
 

¿QUÉ OCURRIÓ?
Según el reporte, Alyssa había inhalado una "gran línea de Percs" (analgésicos), cuando el joven le dio un poco de THC líquido e inmediatamente la adolescente se desplomó y cayó inconsciente, relataron testigos a la policía.
 

Pero en lugar de pedir ayuda, Varela violó a la joven. Los amigos de Varela aseguraron que este les dijo que "no sabía si ella estaba viva o muerta cuando él eyaculó dentro de ella".
 

El joven de 19 años tomó varias fotos de Noceda desnuda en su cama, inconsciente y con los labios azules y las envió por mensaje de texto a sus amigos en una conversación grupal, dijo Jayson Pepito, amigo de Varela.

"Jaja, creo que ella tiene una sobredosis, todavía respiraba. La estoy destrozando para pasar el tiempo", decía el texto. Según sus amigos, Varela se jactó del acto y dijo que Alyssa "murió teniendo sexo conmigo".

Después, según detalla BuzzFeed, Varela pensó que Noceda aún respiraba y consideró llevarla a un hospital, pero estaba "demasiado cansado para hacerlo" y se fue a la cama. Al día siguiente, cuando se despertó, ella estaba muerta.
 

Fue entonces cuando Varela le mostró a su compañero de cuarto y a otra persona el cadáver de Noceda, quienes describieron que el cuerpo estaba rígido y con espuma alrededor de los labios.
 

Los jóvenes le pidieron al acusado que llamara a la policía, pero este cerró la puerta de su dormitorio y se fue a trabajar un turno doble en su empleo en un local de Dairy Queen. Varela luego le dijo a las autoridades que no llamó al 911 después de que Noceda cayera inconsciente por temor a ser juzgado.
 

Pero incluso durante su turno de trabajo, Varela se jactó de la fiesta y de tener relaciones sexuales con Noceda, y estaba actuando de forma extraña y diciendo que necesitaba enterrar un cadáver, según dijeron sus colegas a la policía. El joven incluso investigó en su smartphone cómo deshacerse de un cadáver.
 

Varela incluso detalló cómo le había roto las piernas a Noceda para meter su cuerpo en un bote negro, que planeaba llenar con cebollas para luego enterrarlo. Tras escuchar esto, un compañero de trabajo buscó en Facebook, encontró la publicación de la madre de la joven víctima y reportó todo a la policía.

 


Cuando fue confrontado por las autoridades, Varela afirmó que Noceda estaba "fuera de sí" cuando tuvo sexo con ella, pero aseguró que todo fue consensual.
 

Además relató que, luego de darse cuenta de que la joven estaba muerta, trató de eliminar su ADN del cuerpo, la metió en un bote de plástico, le echó algunos trapos encima y se fue a dormir.
 

Varela incluso alcanzó a leer la publicación en Facebook de la madre de su víctima y usó el dedo pulgar del cuerpo sin vida de la joven para desbloquear el iPhone de esta y publicar un mensaje en Snapchat para hacer parecer que ella había huido de casa.
 

Después, el adolescente tiró el celular a un bosque cerca de su trabajo, que luego fue recuperado por la policía y está siendo analizado como parte de la investigación.
 

El adolescente de 19 años fue arrestado y acusada de homicidio involuntario, homicidio por sustancia controlada y violación en segundo grado. Cuando fue presentado ante el Tribunal de Distrito de Everett, parecía estar sonriendo, y el fiscal adjunto Bob Hendrix dijo que las acusaciones contra el adolescente mostraban "una indiferencia cruel e impactante por la vida humana".
 

El condado de Snohomish es uno de miles que viven a diario la fuerte crisis de uso y sobredosis de opiáceos que afecta a Estados Unidos.