Periódico am | Amor es…

Amor es…

Opinión
|

Conocemos tradicionalmente a febrero como mes del amor...

José Manuel Ramos Arredondo.


Conocemos tradicionalmente a febrero como mes del amor. Hace algunos años estuvieron de moda tarjetas que se enviaban las y los jóvenes donde había mensajes que señalaban la frase amor es… y tenía diferentes conclusiones, algunas muy buenas, otras muy cursis y algunas otras para generar mercado y negocios.


Publicidad
Es indudable que en un mundo mercantilista y materialista el mensaje del amor se busca concretar en negocios, sin embargo, esto ha ayudado a posicionar el hablar del tema, aunque ha limitado mucho su sentido.


El amor es el sentimiento más importante de los seres humanos. El amor es comprender, servir, dar, compartir, querer, respetar y convivir. A través del amor podemos compartir cosas buenas y malas con lo que nos rodean. No sólo sentimos amor por nuestros padres, hijos, sino también por nosotros mismos, por nuestros semejantes y por el medio ambiente que nos rodea.


En nuestra familia, gracias al amor, participamos de las alegrías y fracasos, del mismo modo como lo haríamos con un amigo. Cuando nos sentimos apreciados, respetados y comprendidos, mejoramos la convivencia y fomentamos el espíritu; es cuando nos dan ganas de hacer algo positivo por el próximo, por el medio y por nosotros mismos. Ahí no existe la depresión, ni la violencia.


Existen varios significados del Amor, pero uno muy acertado consiste en que el amor es un concepto universal relacionado a la afinidad entre los seres humanos. Es interpretado como un verdadero sentimiento relacionado con el afecto y el apego productor y propulsor de emociones, experiencias y actitudes. El amor es tan complejo que es difícil de comprender, ya que tales emociones son extremadamente poderosas.


El ser humano necesita del amor para poder vivir. Si no existe el amor en nuestras vidas, no hay nada, si uno no es capaz de amarse a sí mismo, no puede amar ni dar amor a los demás. Porque cuando uno está acostumbrado a recibir amor, uno se enriquece y se fortalece para vivir la vida y ser feliz de la mejor manera posible. Quien no ha aprendido a recibir amor no cree en su existencia, y está tan molesto que ya no importa quien se la hizo, sino que busca quien se la pague. Por ello es tan importante cuidar ese vínculo (desde el cordón umbilical) para estar sensibles a esta maravillosa energía que es el ligamento que tiene a los astros en el lugar en donde se encuentran.


De uno depende qué tanto tiempo se hospede en nuestra mente y corazón. Si es a corto, a mediano, o a largo plazo, de tal suerte que sirva de motor para alcanzar nuestros objetivos por convicción y no por obligación. Si todo lo que hacemos se hace por amor estaremos en el mundo de la libertad, de la paz, de la felicidad.


El amor tiene un significado profundo porque maneja aspectos terrenales y espirituales y nos permite tomar decisiones con elementos de ambos mundos.


Existen distintos tipos de amor, tan distintos como cada ser humano que existe (de hecho, somos una partícula amorosa del Todo) en este planeta, para fines prácticos se menciona una división la cual se considera la más común:


Amor propio “consciente”


Amor a los padres “admiración y gratitud”


Amor fraternal y sororal “crecer”


Amor de pareja “compartir”


Amor a los hijos “protector”


Amor divino “trascendencia”


Amistad “acompañar”


Amor platónico “las ideas”


Amor al trabajo “actividad”


Amor es el fruto del pensar y sentir que soy un ser mental y ese sentimiento y emoción me hace tener un sentido de certeza, seguridad, poder y fuerza. Es por ello que, en estos momentos de crisis, la mejor herramienta que alumbra nuestro camino es el amor.


El amor nos da el poder para: admitir nuestros sentimientos; cumplir nuestros sueños y tocar las estrellas del firmamento. Tienen mucha razón los Beatles cuando cantan “Todo lo que necesitas es amor”.  A la vez “pido un aplauso para el amor” y que el amigo José Sosa encuentre esa luz en su camino.


Este mes de febrero también es mes de la salud en los hombres, es una forma de querernos a nosotros mismos.


Antes de terminar, envío un saludo cariñoso a mi amiga Laura Martínez que recibe la presea Irapuatense del “Vasco de Quiroga”


¡Por la Construcción de una Cultura de Paz!


[email protected]


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx