Delincuentes orillan a vecinos a hacer protesta

Delincuentes orillan a vecinos a hacer protesta

Local
|

Los colonos ya no saben qué hacer ante los robos, asaltos y hasta intentos de violación que los atormentan en su propia casa.

La manifestación vecinal comenzó a las ocho de la mañana y después de las diez se disolvió, tras obtener una cita con el Secretario de Seguridad de León. Foto: am


Camellones, bulevares, muchos comercios, grandes casas y hasta tres parques flanquean la colonia San Isidro, que a primera vista da un mensaje: es habitable y se puede vivir en paz. Sin embargo, los colonos difieren: en menos de un año pudieron registrar más de 150 asaltos a casa habitación, robo de autopartes y hasta tres intentos de violación… son el blanco.


Este lunes, un grupo de afectados decidió manifestarse fuera de Presidencia Municipal, porque, pese a las incidencias y los oficios con peticiones de apoyo, se dijeron cansados de no ser atendidos.


“Tenemos una falta de seguridad, estamos siendo víctimas de delincuencia desbordada y muy agresiva; todos están armados, pistolas, cuchillos y es una impotencia muy grande porque, cómo nos defendemos, a fin de cuentas, ellos están en nuestra colonia y hemos pedido apoyo y no ha habido respuesta”, comentó, cartulina en mano, Fátima Ornelas, actual presidenta de colonos.


Con megáfono, los colonos solicitaron a las autoridades que les hicieran caso al llamado a realizar patrullaje y a la posibilidad de cerrar algunas calles. La manifestación vecinal comenzó a las ocho de la mañana y, después de las 10, decidieron retirarse, pues obtuvieron una cita con el secretario de Seguridad, Luis Enrique Ramírez Saldaña.


 


Todos los rincones


Fátima, presidenta de colonos, camina por el bulevar González Bocanegra y hace un recuento de los meses en que más ha habido delincuencia... “Es a todas horas”, afirma. Gira por la calle Paseos de Las Alondras: “Mira, ahí se metieron hace poquito, del otro lado también; a la chica de ahí, la asaltaron entrando, no eran ni las nueve de la noche”, dice y apunta a las víctimas.


Recorre la calle a sabiendas de los puntos conflictivos y señala unos departamentos de donde creen que vienen los delincuentes. Cada calle tiene una lona con fotografías impresas de los malhechores que han podido captar con cámaras de vídeo o celulares.


“A mí me parece una colonia bonita, se ve tranquila, pero ya nos tenemos que estar avisando de todo, no podemos vivir con miedo, no es justo”, añade.



Carne propia


Pero Fátima no solo cuenta la situación como presidenta sino como víctima. En diciembre de 2016, a las ocho de la mañana, mientras su papá ingresaba al domicilio, varios hombres lo empujaron y tomaron la casa.


“Nos amarraron, a mí me pusieron una bolsa en la cara y escuchaba cómo golpeaban a mi papá y me amenazaban, me decían que me iban a matar, violar frente a mis papás”, recordó Fátima.


Ahora tomaron medidas de seguridad mayores, pusieron rejas en la cochera y en la puerta principal, están comunicados todo el día y, aunque fue una experiencia de la que no se reponen, no se mudarán.


Otros sí abandonan colonia


Los vecinos tienen poco más de un año organizados: grupos de whatsapp, alertas, protocolos de seguridad, perros en la cochera y cuidarse entre sí han sido la fórmula.



“Teníamos 17 años viviendo ahí y, aunque no nos pasó nada, sólo estábamos mi hija y yo la mayor parte del tiempo; mi marido ya no se iba en paz a trabajar y preferimos cambiarnos, le tenemos mucho amor a la colonia y por eso seguimos trabajando para que la situación mejore; es imposible, pagamos impuestos y nadie nos atiende, nadie nos ayuda”, señaló Guadalupe Ordaz, ex presidenta de colonos. Como su caso hay muchos.


Ya tuvieron junta


Tanto la Secretaría de Seguridad como la Dirección de Desarrollo Social informaron que la semana pasada se reunieron con los colonos y confirmaron que San Isidro es una zona prioritaria por incremento de delincuencia.


En dicha reunión, las autoridades se comprometieron a dar acompañamiento a los vecinos y a aumentar los rondines de la Policía Municipal.