De puro corazón.

De puro corazón.

Opinión
|

DOBLE O NADA

De puro corazón.


Algunos mexicanos somos puro corazón, solo necesitamos que nos hablen bonito y olvidamos a todo. Esto que menciono no es sobre una trágica historia de amor,  es un capítulo ominoso sobre los partidos políticos y la gente común y corriente, como usted o como yo; es sobre el derecho que tenemos a ser elegidos para algún cargo de representación política, y el derecho a elegir a nuestros representantes. Votar y ser votados, así de simple, pero de manera involuntaria e inconsciente, nos gana el sentimiento, y eso es aprovechado por los malandrines de siempre.


La democracia está basada en la participación de los ciudadanos en los asuntos de su comunidad y se expresa mediante el voto. Votar es un derecho humano, y los derechos humanos y las libertades fundamentales son nuestro patrimonio innato. No es una prerrogativa otorgado por el Estado a los ciudadanos.


Así que proteger y promover los derechos humanos, es un principio fundamental de toda sociedad. De tal manera, que quien pretenda fortalecer la cultura democrática no puede pasar por alto el derecho ciudadano a elegir y ser electo.


El sustento de los partidos son los ciudadanos, pero los partidos no son el sustento de los ciudadanos, los partidos como estructuras organizativas no pueden estar por encima de la voluntad ciudadana y mucho menos suplirla. Los candidatos ciudadanos, son el mejor ejemplo del prescindimiento de los partidos, pero nunca al revés.


El 5 de febrero de este año en el Estado de Guanajuato, el Partido político Morena, mediante acuerdo, determinó la cancelación de la totalidad de las Asambleas Municipales y Distritales Locales. Refiere su acuerdo, “no contamos con propuestas para integrar la planilla de candidatos a Regidores de los Ayuntamientos, y  la lista de candidatos a Diputados Locales por el principio de representación proporcional”. Tuvieron años para prepararlos y no tenían propuestas, reciben dinero público para su sostenimiento y no había resultados. ¿Casualidad?


Señalan que, dado lo avanzado del proceso interno de selección de precandidatos, acuerdan que “la Comisión Nacional de Elecciones, seleccionará  a los aspirantes para integrar la planilla de candidatos a Regidores de los Ayuntamientos, y la lista de candidatos a Diputados Locales por el principio de representación proporcional”, y dejaron bien claro, que las propuestas las harian dos personas: el Presidente del Comité Ejecutivo Estatal y el Enlace Nacional. Si esto es una eleccion democratica, Peña Nieto es un hombre honrado y un patriota.


Un día después emiten otro acuerdo, y cancelan las Asambleas municipales electorales en Guanajuato y otros Estados de la Republica, de este modo señalan: el Comité Ejecutivo Nacional y la Comisión Nacional de Elecciones determinarán lo conducente: y hasta ahora lo conducente no aparece, de este modo las preguntas serían: ¿designarán a los candidatos por afinidad e interés político? El punto es que hasta ahora no tienen candidatos a Presidentes municipales ni planillas, y los candidatos a diputados locales son seleccionados suplantando el derecho de sus militantes a elegirlos, o bien a ser electos. No hay tiempo dicen… y ya han transcurrido mas de treinta días.


Para cancelar las asambleas, en ambos acuerdos, argumentaron la violencia imperante que ponía en riesgo a sus militantes.  Pueril argumento para impedir que sus militantes votaran, y fueran votados para competir en el proceso electoral de su localidad, al fin y al cabo, señalan que “los protagonistas del cambio verdadero no participan en los procesos electorales internos y constitucionales con el ánimo de ocupar cargos públicos o de obtener los beneficios o privilegios”. Aberrante afirmación cuando las listas y los listos son palomeados al viejo estilo priista como fue el caso de Miguel Ángel Chico, hoy candidato a diputado plurinominal.


Y por otro lado, no es un asunto de cargos, es de respeto a un derecho inalienable, el cual no puede ser legítimamente negado. Ningún gobierno o autoridad tiene competencia para negarlos, ya que forman parte de la esencia de la persona. Los derechos humanos son derechos inalienables, y el derecho al voto es uno de ellos.


En algunos días pisará tierra guanajuatense el ciudadano López Obrador, seguramente le entregaran una lista planchada de candidatos, realizada a espaldas de sus militantes. Y lo peor es que muchos ciudadanos de buena fe,  estarán ahí aplaudiendo, sin importarles que sus derechos sean despreciados, pisoteados como en los viejos tiempos del Pri.


La democracia requiere del respeto a los derechos humanos, en este caso el derecho al voto. Sin ello, no puede haber democracia, no puede haber una sociedad en busca de un mejor futuro, por eso cuando hablan los polítiquillos “yo pinto mi raya, saco mi revolver y disparo”.


Revolcadero.


Básica de la Constitución. “Sólo los ciudadanos podrán formar partidos políticos”. Si dejas que otros decidan por ti, no eres ciudadano, y los que deciden por ti tampoco lo son. Tambien en mi rancho tienen otro nombre.


Sígueme: facebook.com/joseluis.ramirez.7758235


 


 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx