GUERRA COMERCIAL TRUMP
GUERRA COMERCIAL TRUMP

GUERRA COMERCIAL TRUMP

Opinión
|

OPINION

OPINION


Después de varias semanas de no tocar el tema “Trump” vuelvo a hacerlo, pues no deja de ser noticia en todos los medios de comunicación. Ahora salió con la idea de gravar el acero y el aluminio, con tasas del 25 y del 10% respectivamente y según lo comunicó en su medio que más utiliza para hacerlo, - el famoso tuit- dijo en principio que no habría excepciones para ningún país. Sin embargo, como una concesión hacia nuestro país y hacia el no muy lejano país de Canadá, acordó que por lo pronto quedarían exentos de dicho arancel, pero sujetos a una negociación exitosa del TLC, que actualmente está en firma por ambos países con los Estados Unidos. Condiciona Trump, la firma del TLC, que sea favorable a los EU, lo cual en principio no es aceptable, pues se estaría cediendo una parte importante del libre comercio que se está teniendo con dicha nación. Considero que el presidente de los EU no sabe la guerra comercial mundial que está desatando, pues ha habido muchas inconformidades de todos los países que exportan esos productos hacia nuestros vecinos del norte, principalmente de la Unión Europea, que de manera puntual reaccionaron y prometieron que pagarán con la misma moneda, es decir imponiendo aranceles a los productos norteamericanos que importan dichos países de los EU.  Es un verdadero proteccionismo el que está ejerciendo Trump, que dice y se desdice una y otra vez, pues son medidas no muy bien pensadas las que expresa, las que finalmente se convierten en decretos,  como el que firmó el jueves pasado respecto a los aranceles mencionados. El proteccionismo tiene como fin, proteger a los productores nacionales de la competencia de las importaciones, sobre todo porque los proteccionistas consideran que es más importante la producción  nacional que el consumo, el cual debería ser libremente ejercido por los compradores en un régimen no proteccionista, según expresa al respecto Manuel Suárez Mier, en un artículo escrito a propósito del tema expresado. Lo importante es consumir los bienes que se ofrezcan al menor precio, independientemente de donde se hayan producido, ya sea en el propio país o en el extranjero y si son producidos en otro país, que sean bienvenidas las importaciones, lo cual suena bastante lógico. Ya vivimos en México la era proteccionista y recuerdo que sólo se podían adquirir un número  muy limitado de autos y no estaban a disposición del comprador una serie de productos provenientes principalmente de los EU. Recuerdo los tiempos en que iba uno “al otro lado” y compraba toda clase de productos que en nuestro país no estaban disponibles. Ya superamos esa etapa y estamos viviendo actualmente, una era no proteccionista, a reserva de lo que opine el presidente de los Estados Unidos, país del que desgraciadamente dependemos, en un grado que no es de ninguna manera deseable por culpa de los pésimos gobiernos que tenemos en nuestro país. El proteccionismo puede ser en diversos grados, empezando por el cierre de las fronteras, las cuotas de importación y el establecimiento de aranceles como el caso que ahora nos ocupa y que nos preocupa. Por el proteccionismo, los consumidores acaban pagando un precio mayor por los productos que finalmente se adquieren, teniendo al final de cuentas un impacto negativo y si no como ejemplo está Trump, que está adoptando una política proteccionista. Bastante se ha criticado a los funcionarios de nuestro actual gobierno, por la recepción que se le proporcionó a Jared Kushner por el sólo hecho de ser el yerno del actual presidente de los estados unidos, sin que tenga ningún cargo de relevancia en el gobierno de nuestros vecinos del norte. Según esto, para discutir la agenda bilateral de Enrique Peña Nieto, pero realmente para ver lo relacionado con los aranceles.  Debería haber sido atendido cuando mucho por un asesor, o bien  por el subsecretario para América del Norte No olvidemos que Trump lo envía con un carácter especial, pero no para haber sido atendido como si fuera un alto funcionarios de los Estados Unidos. Arturo Dam pregunta con toda razón: ¿Se puede negociar un tratado de libre comercio entre naciones soberanas, con una granada de mecha corta lista para estallar si a un ignaro (sic) como Trump no le gusta el resultado?


 


 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx