Venden donaciones en bazar de Pachuca para apoyar a los más necesitados 

Venden donaciones en bazar de Pachuca para apoyar a los más necesitados 

Local
|

Zapatos, pantalones, películas, libros y juguetes pueden encontrarse en el centro histórico de la Bella Airosa.

Foto: Lorena Rosas.


El rojo metálico de las diminutas botas infantiles saltaba a la vista de los transeúntes que caminaban por el centro histórico de Pachuca.



Foto: Lorena Rosas


Tiradas en el suelo y maltratadas por el uso de algún infante, el par de zapatos viejos estaba en un local a la espera de ser comprado por un alma caritativa.


Las personas caminan, se acercan, se amontonan. Pagan con monedas de dos, cinco o diez pesos, toman algunas prendas y continúan su rumbo, no sin antes adquirir algo en este peculiar bazar de la Bella Airosa.


Pero, ¿qué es lo que lo diferencia de los otros locales de segunda mano que hay en la ciudad?, doña Carmen Salinas Sánchez cuenta que los productos son donados por personas que ya no necesitan sus pertenencias.



Foto: Lorena Rosas


Apurada entre montones de ropa con olor a humedad e impregnados de los aromas de quienes ya usaron las prendas, la voluntaria de la iglesia de La Asunción acomoda la ropa entre rezos y plegarias de sus dos amigos que le hacen compañía.


Su labor es recibir las grandes bolsas negras que llegan a la iglesia, “seleccionar la ropa que está buena, sino se tira y se acomodan en blusas, faldas, pantalones, sacos y camisas colgadas”.


En promedio, el bazar que se ubica junto al atrio de la iglesia vende de 200 a 300 pesos diarios, dinero que es entregado en su totalidad al párroco de la iglesia y a su vez se canaliza “a los más pobres”, dijo la voluntaria.


“No crea que sacamos mucho, a veces se da en tres pesos o a cinco pesos una blusa diez pesos o dos por quince”.


Además de botas, tenis maltratados y zapatillas doradas que casi pierden su color por los rayos del sol que pegan en el calzado, en el bazar pueden encontrarse películas, libros, uno que otro juguete, vestidos de quince años, primera comunión, disfraces y hasta medicamento.


“La persona que conoce lo que está tomando (medicamento) lo necesita pero está caro, se les regala, ese no se vende”.



Foto: Lorena Rosas


“Carmencita”, como le dicen sus compañeros de trabajo, contó que de sus 64 años tiene al menos 29 como voluntaria en la colecta y venta de ropa, misma que reciben de lunes a domingo desde las 9:00 y hasta las 14:00 horas.


Foto: Lorena Rosas


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx