Un Rally para guardarlo toda la vida

Un Rally para guardarlo toda la vida

Deportes
|

Los pilotos del Rally consintieron a los aficionados leoneses, y algunos incluso se llevaron unos increíbles regalos

Cargar

Sébastien Ogier, Julien Ingrassia y todo el equipo de M-Sport; los monarcas del Rally México 2018. FOTOS: Omar Ramírez


El título más valioso del Rally León, se lo llevaron los fanáticos al automovilismo.


Al menos así fue para la familia Sierra Ramo, quienes terminaron con tres trofeos otorgados de propias manos del piloto francés Sebastien Loeb, el ídolo de ellos y también de los miles que se dieron cita en la ceremonia de premiación en el Parque Explora, a la altura del Foro del Lago.


Y es que a Miguel y Alejandro Sierra junto con Antonio Ramo, el equipo de Citroën, les regaló tres llantas, dos de ellas usadas en la fecha de México del World Rally Championship.


“Es un gran recuerdo, un trofeo que nos dio Sébastien Loeb y eso es más que suficiente en este rally”, dijo Miguel, al tiempo de presumir la firma estampada del piloto francés en la propia llanta.


“En el aniversario quince nos tocó suerte de que nos regalaran una llanta”, señaló emocionado Alejandro. “Él (Loeb), dijo que las guardáramos especialmente, dijo que estas dos eran de competencia que él las conservaba”.


Antonio Ramos, Miguel Sierra y Alejandro Sierra


A pesar de que fue Sébastien Ogier quien se quedó con el campeonato en México, para Antonio, es Loeb, quien sigue siendo el piloto número uno.


“(Loeb) Lo intentó para ganar a México, en mi opinión se le debe respetar en León porque lleva muchos campeonatos aquí”.


Le tocó un rin


Cuatros días consecutivos en el Rally Campus, le dieron a Carlos Salas el mayor de los regalos en el WRC 2018.


“Estaba viendo como arreglaban el coche los de Toyota y me regalaron este rin”, dijo Carlos con una gran sonrisa al tiempo de presumir la firma de Thierry Neuville. “Lo voy a poner como centro de mesa, es una pieza muy valiosa para mi”.


Así, mientras en el podio, los pilotos gozaban de su triunfo y de la ovación de la gente, estos cuatro fanáticos se fueron de entre una multitud de ocho mil personas que acudieron al Parque Explora, ideando la mejor forma de presumir en casa, su gran trofeo.