Bayern de Múnich - Real Madrid, la historia interminable

Deportes
|

Se han enfrentado en 24 ocasiones con 11 victorias para cada uno.

Foto: Especial | Los jugadores del Bayern celebran el pase a las semifinales de la Champions tras eliminar al Sevilla.

Bayern de Múnich y Real Madrid viven una historia sin fin en Europa. Una relación marcada por la igualdad estadística (se han enfrentado en 24 ocasiones con 11 victorias para cada uno; 37 goles del lado blanco y uno menos del contrario) que se romperá con el próximo duelo en semifinales de la Champions(la ida se jugará el 25 de abril en el Allianz Arena y la vuelta el 1 de mayo en el Bernabéu). El sorteo celebrado este viernes en Nyon quiso añadir un capítulo más a uno de los emparejamientos más clásicos en la lucha por el trono del viejo continente. No hay duelo con más repeticiones en Europa que el de alemanes y merengues, que pasará a ser de 26 tras la celebración de la semifinal. El siguiente en la lista sería el Juventus-Real Madrid (21), seguido del Barcelona-Milan (19), Barcelona-Chelsea (17), Inter-Real Madrid (15) y Milan-Real Madrid (15)

La última vez que se encontraron fue en los cuartos de final de la pasada edición, donde los de Zidane se impusieron por un resultado global de 6-3 gracias a las dos victorias que obtuvieron (1-2 en el Allianz y 4-2 en el Bernabéu). Cristiano Ronaldo anotó cinco de las seis dianas que sirvieron finalmente para que el Madrid alzase la 12º orejona.

La vuelta de Jupp Heynckes al banquillo del Bayern de Múnich a comienzos del mes de octubre del año pasado, la cuarta vez en sus 39 años de carrera profesional que el técnico de Mönchengladbach acudía al rescate del equipo de su vida, ha supuesto un punto de inflexión en el proyecto evolutivo del club que planificaron los dos últimos directores deportivos, Mathias Sammer y Hasan Salihamidžić. El que fuera icono del Dortmund confió en Pep Guardiola para tratar de girar una muesca más la exitosa estampa de un equipo que con Heynckes acababa de proclamarse campeón de todo (Bundesliga, Copa de Alemania y Champions en 2013), y tres temporadas después el exjugador bosnio entregó el mando del grupo a Carlo Ancelotti, follower de la metodología de trabajo del catalán.

Pero al Bayern su transformación del germanismo futbolero más puro (juego intenso por banda resuelto con balón alto al área rival) a una versión más posesiva y contenida se le ha hecho bola y se ha visto obligado a recurrir a ese gurú que más y mejor conoce al club, no en vano ningún otro preparador ha dirigido más partidos que él, 344 (230 victorias, 59 empates y 55 derrotas), para pausar el cambio y volver a las esencias.

Con Heynckes de nuevo al frente (28 victorias, dos empates y dos derrotas en los 32 partidos que ha dirigido), el Bayern se ha proclamado campeón de la Bundesliga a falta de cinco jornadas para el final, está clasificado para semifinales de la Copa de Alemania (el próximo martes se enfrenta al Leverkusen) y ha accedido a semifinales de la Champions con unos números casi impecables: ocho victorias, un empate y una sola derrota.

En la pizarra ha armado un once reconocible, entregando las bandas a dos clásicos en plena forma, Robben y Ribéry (renovado recientemente hasta 2019), ha resituado a Alaba en el lateral izquierdo, donde Rafinha se ha empleado con más asiduidad que Bernat, Kimmich es el dueño del costado derecho, y en el centro del campo ha emergido la figura de un Javi Martínez que ha recuperado ese punto físico que le llevó al Allianz en 2012. La ausencia de Neuer por lesión ha colocado a Ulreich a la portería (31 goles en 38 partidos), aunque su estampa y estilo bajo palos reproducen los del internacional alemán.

No por conocido resulta sencillo contener al Bayern, un bloque hormigonado en el que Lewandowski sigue marcando el pulso del gol (suma 35 en 40 partidos, 26 en los 26 de liga que ha disputado). Con un esquema que varía muy poco del 4-2-3-1 al 4-1-4-1, solo en función del lugar que ocupen James o Vidal sobre el verde, el ortodoxismo de Heynckes ha devuelto el aroma germano a un equipo que concibe la conquista de la Champions como el mejor argumento para mantener el impasse de la nueva partitura y seguir tocando la clásica.

El Bayern de Múnich anunció este viernes que Nico Kovac, actual técnico del Eintracht de Frankfurt, recogerá el testigo de Heynckes en el banquillo la próxima temporada. La última vez que abandonó el vestuario el de Monchengladbach lo hizo con la orejona en el bolsillo. Despedirse también es un arte.