‘La Tómbola’, tiradero improvisado en la carretera a Real del Monte

‘La Tómbola’, tiradero improvisado en la carretera a Real del Monte

Local
|

Habitantes de los barrios Alcantarilla y San Clemente responsabilizan al servicio de limpia y a los propios ciudadanos.

Foto: Especial | Sin embargo, los vecinos de San Clemente indicaron que anteriormente era común que los barrenderos recolectaran los desechos entre los callejones y escaleras.

Los vecinos del Mirador la bautizaron como ‘La Tómbola’, una especie de tiradero a cielo abierto que se encuentra en la antigua carretera al Real del Monte, lugar que es ocupado para arrojar desechos aun cuando los camiones recolectores pasan por el lugar, acusaron los habitantes.

Al pie de la vialidad y a la entrada del barrio Alcantarilla de Pachuca hay bolsas de basura acumuladas, restos de comida, platos y vasos desechables, troncos de árboles quemados y hasta juguetes rotos.

Los vecinos del barrio San Clemente y la Alcantarilla atribuyeron que la problemática de basura se debe a los servicios de recolección; sin embargo, puntualizaron que en mayor medida es por la nula cultura de vecinos, quienes no respetan los horarios, lo que a su vez ocasiona que los desechos se acumulen.

“Es en las tardes es cuando ya todos empiezan a bajar la basura, pero los camiones pasan temprano (…) y como hay mucho aire hay mucha basura; los vecinos debemos de ver todo eso”, mencionó una de las vecinas que habita al pie de la carretera y vende frutas.

A unos metros de ‘La Tómbola’ está el puente peatonal que conecta a los barrios anteriormente mencionados; ahí, también es común que la basura se acumule e, incluso, que se encuentren animales domésticos sin vida.

“Yo vivo hasta arriba y (los recolectores) tocan la campana, pero la gente baja, va a la escuela y se lleva su basura, han dejado hasta animales muertos”.

Sin embargo, los vecinos de San Clemente indicaron que anteriormente era común que los barrenderos recolectaran los desechos entre los callejones y escaleras, por la practicidad que implican sus carros.

“A veces la gente es tan canija, la basura pasa martes y viernes, y aunque pasa la gente ya se acostumbró a dejarla en la Tómbola”.

“Los recolectores pasan pero ya no regresan en toda una semana (…) a veces son hasta ocho días de tiradero y se hace una apeste”, finalizó una vecina.