La educación financiera es cosa de niños

La educación financiera es cosa de niños

Finanzas Personales
|

Inculcar educación financiera desde temprana edad cobra cada día mayor importancia.

Foto: Especial


Inculcar educación financiera desde temprana edad cobra cada día mayor importancia porque son habilidades que les ayudarán a evitar errores en el manejo de su dinero y sentarán las bases para tener una relación sana con éste.  Cuando la persona carece de educación financiera, es altamente probable que termine haciendo un pésimo manejo de sus recursos.


Entre los principales errores que cometen están:

  • Ineficiente planeación de los ingresos y egresos.
  • Errada contratación y uso de instrumentos financieros.
  • Inexistencia de un hábito de ahorro que lo haga enfrentar adversidades y el cumplimiento de sus metas.
  • Sobreendeudamiento que provoca un mal historial de crédito.

Aunque se han hecho esfuerzos en materia de educación financiera, aun existe en México muchos rezago. Mientras que en países como Suecia y Noruega el 71% de los adultos sabe manejar sus productos financieros y conceptos como el ahorro, en nuestro país la cifra apenas ronda el 32%,  indica la Universidad de George Washignton.


Por eso educar a los niños en el cuidado, manejo y control de sus finanzas personales es un pilar fundamental que no debe ser tomado a la ligera.


Sin lugar a dudas es un esfuerzo grande que requiere la participación de los diversos sectores de la sociedad y como padres, convendrá no solo formar en la teoría sino también con el ejemplo.


Aquí 4 conceptos que debes enseñarle a tus niños para ir formándolos en esta área.


¿Qué es el dinero?


Lo primero es que aprendan que el dinero es un medio de pago para comprar y vender bienes y servicios. Algunos niños no tienen aún claro de dónde viene, por ello es necesario informar que ni lo regala el banco o el cajero, no crece en las plantas o que se puede fabricar en casa, sino que se gana con el trabajo.


¿Qué es el ahorro?


Se tiene la idea que el ahorro es guardar lo que me sobre, nada más equivocado. Esta práctica debe formar parte del presupuesto financiero, destinando una parte del ingreso a éste.


En México existe una gran carencia en este hábito, pues alrededor del 40% de la población no ahorra y de éstos el 43.7 % lo hace a través de mecanismos informales como debajo del colchón, cajas de ahorro con familiares, tandas, entre otros, señala la Condusef.


Si bien en un inicio una alcancía es perfecta para guardar el dinero de los pequeños, también existen cuentas bancarias que les servirán para irse involucrando en el ahorro formal. Una buena práctica es abrir una cuenta infantil para que tu hijo haga sus depósitos y mantenga seguro su ahorro.


Planeación de los ingresos


Ningún ahorro resultará divertido ni motivador si no se planea el uso que se le dará. Diseñen juntos un plan de ahorro teniendo como meta algo que él desee. Comienza con pequeñas metas para que posteriormente se vuelvan más ambiciosas. Acota el tiempo que le tomará llegar a ella considerando que recibe como gasto.


El Crédito


Muchos jóvenes y adultos le tienen temor a esa palabra y ese mismo miedo hace que su uso lo vean complicado. El crédito implica comprometer los ingresos futuros para la adquisición de un bien o servicio que se requiera en el momento.


La primera enseñanza es dejar de verlo como un enemigo de las finanzas, debe ser en un aliado. Muchos de los satisfactores que nos rodean serían prácticamente imposibles adquirirlos de contado, por ello cuando se maneja de manera óptima ayuda a cumplir metas.


La clave es contratarlos con responsabilidad, con instituciones que realmente nos ofrezcan condiciones saludables (tasa baja y plazo adecuado) y honrar su pago para que en el futuro puedas seguir beneficiándote con su uso.


Información de https://info.premo.mx/educacion-financiera-ninos/