Periódico am | Malabaristas y limpiaparabrisas ganan más que un ingeniero, criminólogo y maestro

Malabaristas y limpiaparabrisas ganan más que un ingeniero, criminólogo y maestro

Local
|

Vendedores de flores, limpiaparabrisas llegan a obtener hasta 300 pesos al día con cuatro horas de trabajo.

Decenas de menores se ganan la vida haciendo malabares o limpiando vidrios de los carros en varios cruceros de la localidad.


Malabaristas y limpiaparabrisas en los cruceros de la ciudad ganan más que un ingeniero ambientalista, un criminólogo o un maestro.
Con solo trabajar cuatro horas en promedio al día, llegan a percibir 300 pesos (9 mil al mes).


Un ingeniero ambientalista tiene un sueldo mensual de 8 mil 490 pesos, un criminólogo 8 mil 711 pesos, según datos del Observatorio Laboral.
Flores, fruta, dulces, mangas para cubrirse del sol, agua embotellada y accesorios para celulares, son algunos de los artículos que se comercializan en avenidas de la ciudad.


Durante un recorrido por al menos 13 bulevares fueron contabilizadas 98 personas realizando alguna actividad a cambio de un pago; esto por la mañana, sin contar los trabajadores de la tarde-noche.


De esas 98 personas, unas 66 son vendedores, malabaristas o limpian coches y parabrisas.


Otras 24, entre mujeres y niños indígenas que antes solo pedían dinero, ahora realizan malabares; y solo 8 piden dinero de forma directa, entre ellos 4 centroamericanos.


De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en 2017 había en Guanajuato una población ocupada de 2 millones 533 mil 646 personas (sin contar niños);.


De esa cifra, 530 mil 467 son trabajadores independientes (21%): 329 mil 744 son hombres y 200 mil 723 mujeres.


La ENOE establece dos rubros: empleadores, que refiere al promedio de ingreso por horas trabajadas, y trabajadores por cuenta propia.


Una jornada entre insultos y calor


Aguantar los rayos del sol, insultos o mal humor de los automovilistas, así como conseguir un sanitario y qué comer, es parte de la rutina de estas personas.


Algunos comentaron que la necesidad y falta de oportunidades los obligó a salir a las calles en busca de un ingreso; otros dijeron ganar más en la calle que en un empleo formal.


Los limpiaparabrisas por ejemplo, tienen un ingreso variado de 150 a 350 pesos diarios según el día, incluso hay quienes logran 500 pesos, dependiendo de las horas dedicadas.  


El salario mínimo es de 88 pesos con 36 centavos.


Su jornada de trabajo va de cuatro a ocho horas máximo por día.
Vive de las flores 


Felipe Borja ha dedicado 22 años a vender flores en el crucero de Campestre y Paseo del Moral.


Asegura que con este empleo mantuvo a sus 8 hijos, quienes hoy ya son independientes, por lo que ahora sólo se preocupa por el gasto para su esposa y él. 


En promedio vende 50 rosas diarias, a 10 pesos cada una; sólo el 14 de febrero y 10 de mayo sube el precio 5 pesos más. 


“Toda mi vida he vivido de la venta de flores y siempre ha salido para el gasto de la familia y todavía sigue saliendo, a pesar de que tengo a mi alrededor tres florerías”.


Don Felipe llega después de la una de la tarde al crucero con dos buques de 50 rosas cada uno y se retira a las nueve de la noche, de lunes a sábado.


Tiene 48 segundos para caminar entre los autos ofreciendo sus flores, en lo que cambia el semáforo.


“Se cubre un horario como en cualquier otro empleo y se descansa un día a la semana, hay días regulares que son los normales de la venta, hay otros malillos y otros muy buenos, pero se compensa un día con otro”.


Agregó que desde hace cuatro años comenzó a sumarse más gente en los cruceros en busca de una fuente de ingresos. 
Un año en los cruceros


César Ismael de 14 años, tiene más de un año trabajando en cruceros, en particular sobre Paseo de Jerez y Adolfo López Mateos. 
Limpia autos de lunes a sábado, de nueve de la mañana a tres de la tarde.


“Desde que estaba en la secundaria cuando salía me venía al crucero, nunca me gustó trabajar en fábrica, y mis papás me dijeron que si esto me gustaba pues estaba bien, aunque al principio no querían”. 


César quiere ser carpintero y poner un taller propio. 


“Quiero empezar de chalán para aprender, luego comprar mi herramienta y pues ya después empezar con un taller, pero por el momento de aquí sale para darle a mi mamá y para mis cosas personales y vestirme”. 


Gana 150 pesos diarios en promedio, aunque hay días que ha obtenido hasta 350. Por lo regular le pagan de 3 a 5 pesos, lo menos que recibe es un peso y lo más 15 pesos. 


“De lo que saco diario le doy a mi mamá 50 pesos, ahorro poquito para mis cosas personales y ropa y la otra me la gasto”.  


A César lo acompaña José Antonio, de 15 años, él se dedica a la albañilería, donde es 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx