Vísperas adelantadas y campañas a tientas
Vísperas adelantadas y campañas a tientas

Vísperas adelantadas y campañas a tientas

Opinión
|

Algunos empresarios, como el señor Castañón, líder del Consejo Coordinador Empresarial, cayeron en la trampa de AMLO.


Principalmente algunos empresarios, como el señor Castañón, líder del Consejo Coordinador Empresarial, cayeron en la trampa de AMLO. Se ofreció como cuasi presidente para proponer la nulidad o revocación de los contratos del nuevo aereopuerto que se construye para la Ciudad de México, en el ex D.F. y el vaso del lago de Texcoco.


La mesa estaba casi puesta para revisión de las respectivas licitaciones, en las cuales el morenista presume abuso, no que lo intuya simplemente.


Luego de que salieran a la palestra Carlos Slim y otros mexicanos financieramente involucrados en el tema aeroportuario, el Peje le metió reversa al asunto y así como dice una cosa dijo otra, o sea que se puede dar en concesión esa gigantesca obra a los particulares, para que el Gobierno no invierta. 


Los miles de millones hasta ahora erogados del erario nacional para el complejo entrarían de nuevo a las árcas públicas y AMLO, que ya se siente presidente, tendría dinerito para repartir a quienes ha prometido dádiva.


En esa coyuntura está el más grave error que en estos momentos cometen no pocos políticos y adinerados que, basados en las famosas encuestas, no sólo dan por hecho que el morenista puede ganar sino que lo consideran ya entronizado.


Mientras no vayamos a las urnas los ciudadanos y se otorgue mandato a hombres y mujeres que van a ser electos, ellos y ellas pueden y deben hacer propuestas sensatas, juiciosas, responsables o hasta disparatadas; pero para análisis, reflexión. 


En el replegarse del Peje, está claro que de todas formas a los capitalistas los quiere meter en su república amorosa. Como sea, pero lo urgente es bajarles el enojo por los dicterios que lanzó contra ellos en anteriores fechas a efecto de sumar ese sector y a los votantes que puedad influenciar tales hombres y mujeres de negocios.


Los asustó con el petate del vivo, no del muerto, por su parte Paco Ignacio Taibo II, (extremísima mano comunista de ese partido) le arrimó leñita al fogón para insistir en la confiscación de los bienes, sobre todo de empresas, que no acepten el programa del morenista mayor.


Con ese juego de posiciones no poca gente se alarmó sin entender que AMLO es el enemigo de López Obrador al resultar en verdad persona contradictoria.


Dice Agustín Basave en “La filosofía del Quijote”: “A cada persona según sus merecimientos y sus necesidades, sin despojar a los demás. La justicia deja de serlo cuando es vengativa o arbitraria”.


Pero, es preciso insistir que los canditados, hombres o damas, eso son, aspirantes, por lo que resulta grotesco que se ostenten ya, en el terreno de los hechos, como triunfadores y peor en calidad de gobernantes.


Y ubicándonos en nuestro municipio leonés de donde sobresalen dos absurdos descomunales.


A.- Que contando esta ciudad con más de 100 universidades, chicas, medianas y de altísimo nivel, incluidos los tecnológicos, no hayan, hasta el momento, ofrecido un diagnóstico respecto a la problemática. 


Encuestas o confrontaciones tibias si; pero con un parche porozo no se cura enfermedad grave.¿Podremos esperar, sentados o parados, que esos sabios y cuantos aspiran a serlo se sacudan la modorra y respondan al compromiso social que han de cumplir?


B.- Los candidatos, damas y caballeros, van mano sobre mano a consultar a la gente. Está bien, es correcto y necesario que la escuchen, sin embargo involucrados desde hace tiempo en eso que se conoce como política, aunque sean chapulines o arrimados a otras siglas, de cualquier manera debieran tener una especie de radiografía de la realidad leonesa y proponer programas válidos, ciertos y sobre todo posibles de llevar a cabo.


Las porras, paseo de banderines, presunción de aplausos resulta folclor que alegra pero en nada transforma a la comunidad leonesa. 


La otra y grave omisión de los partidos y sus candidatos es que no involucran a sus militantes, los que sean de verdad. Puede quien esté inscrito en el padrón y diga “yo no me memeto”, será un ciudadano simpatizante y nada más; pero al socio activo debieran invitarlo a que lleve al comité, del partido que sea, la realidad que se sufre o padece en su barrio o colonia y las necesidades tanto cuanto aspiraciones del pueblo. ¿Para qué requerirían mayor estudio de los experos sobre la problemática y sus factibilidades? 


Como se aprecia, queridos lectores, unos se asumen como mandatarios sin serlo y otros aspirantes a gobernarnos juegan a la gallinita ciega.


 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx