Periódico am | Dos Irapuatos, dos amores

Dos Irapuatos, dos amores

Opinión
|

He comentado en otros escritos que Irapuato tuvo dos nacimientos...

Javier Martín Ruiz.


 He comentado en otros escritos que Irapuato tuvo dos nacimientos (dos Irapuatos, uno adelante de otro y, al final, uno solo), uno el natural cuando llegaron los primeros pobladores americanos (nacidos en América), hace cientos de años; el  otro, el  español, cuando llegaron a esta región, ahora nuestra ciudad, los tres primeros españoles –Francisco Hernández, Pedro Gonzáles y  Jerónimo Giralde-, con sus familias, el 30 de abril de 1556, para trabajar las tierras que habían recibido del rey de España Felipe II, a través del Virrey de la Nueva España, Don Luis de Velasco, no en posesión sino en usufructo, es decir, según la Bula ‘intercaetera ‘ emitida por el Papa  el año de 1492, cuando Cristóbal Colón se lanzó a abrir una nueva ruta por el occidente hacia las Indias -y arribó a lo que es el continente americano-, en la cual se aseveraba que ‘todas las tierras que se descubrirían pasarían a ser propiedad de la corona española’, lo que significaba que las tierras que se entregaban a españoles para explotarlas en su beneficio y producir tenían, ‘primero’, que enviar un quintal (más controlados los centros mineros), es decir una quinta parte del beneficio de ellas, a la corona española, y ‘segundo’, esas tierras continuaban siendo propiedad del rey y no eran hereditarias, cuando menos inicialmente. En la actualidad, Irapuato es uno y dos a la vez. Me explico. “Uno” lo es el urbano, es decir, los que vivimos en una ciudad o urbe (del latín: urbe=ciudad), “otro” es el Irapuato rural (agrario, pastoral), o del campo; la suma de los dos conforma el municipio de Irapuato que constitucionalmente es uno e indivisible. Sucede que antier, lunes 8, asistí a un doble acto en ‘Corralejo de Hidalgo’, población parte del Municipio de Pénjamo; uno, con la asistencia de las autoridades estatales encabezadas por el señor gobernador del estado de Guanajuato, Licenciado Miguel Márquez Márquez, acompañado de funcionarios estatales, militares, civiles, cronistas del estado de Guanajuato, escolares, ‘Banda de Guerra Militar’, ‘Coro Civil’ de la ciudad de Pénjamo, y pueblo en general,  se rindió un solemne, muy sentido y participativo homenaje al señor cura don Miguel Hidalgo y Costilla, ‘Padre de la Patria’ nuestra, conmemorando los doscientos sesenta y cinco años de haber nacido en este poblado. Tomaron la palabra,  el Maestro Aurelio Conejo, Presidente de la Asociación de Cronistas del estado de Guanajuato y el señor Presidente Municipal de Pénjamo; finalmente lo hizo el Gobernador de nuestro estado quien, siempre positivo, espontáneo y sensible a la realidad actual expresó (sintetizo su mensaje) lo siguiente: ‘… Hoy más que nunca se requiere un Guanajuato unido en torno a aquellos valores que nos dieron, identidad, fuerza, nación y patria y que nació (Don Miguel Hidalgo Y Costilla) en Guanajuato para bien de nuestro país…la labor de él, no fue para tener poder sino para garantizar  justicia social al servicio de los más necesitados, la participación en la lucha de los mexicanos por tener Patria y Libertad forjaron una identidad como nación libre y soberana…los invito a sumar esfuerzos, a mantener viva la fe y el compromiso  con nuestro estado, que los retos y los desafíos diarios los inviten a salir avante a ellos, para que nuestro estado siga siendo un buen ejemplo en el impulso y la promoción del desarrollo integral, en beneficio de nuestras familias, pero sobre todo de aquellas que más lo necesitan, estoy seguro que así lo haremos…’.


El número dos, lo fue otro, igual de sentido, con la asistencia de las autoridades señaladas líneas arriba y en el que el señor Gobernador, en el ‘Centro de atención al Visitante de Corralejo’ rindió un muy sentido reconocimiento a la ‘Asociación de Cronistas del estado de Guanajuato’. El señor Gobernador se ha distinguido por otorgar un lugar muy especial en el campo de la divulgación histórica a los Cronistas del estado, otorgando a la Asociación en su conjunto, y a cada cronista en lo personal, el lugar que nadie se les había reconocido anteriormente. Sintetizando, expresó lo siguiente en este acto, resaltando la labor de los cronistas como personas que, en el campo de la historia, ofrecen la oportunidad de rescatar y plasmar la historia de Guanajuato y México, dejando un legado para el rumbo social de futuras generaciones:’…Los invito a que sigan haciendo de la divulgación el preservar nuestro rico legado histórico; sigan moviendo conciencias, que no se nos olvide de dónde venimos para no perdernos hacia dónde vamos’. Terminó con este agradecimiento: ‘Mi reconocimiento por preservar la memoria de nuestros pueblos, porque tener memoria es tener historia, identidad, pertenencia, patria y nación’. Al terminar, el Señor Gobernador entregó Reconocimientos a los cronistas (yo, entre ellos) que fundamos la Asociación de Cronistas del estado de Guanajuato hace 25 años, siendo el autor de esta Asociación, el Licenciado Isauro Rionda Arreguín (qdep). Luego de una ‘escala técnica’ en la ‘Tequilera Corralejo’ regresamos a nuestras ciudades. En mi siguiente artículo escribiré sobre dos cuestionantes con las que retorné de esta visita a Corralejo.


En mi regresó me encontré con el otro Irapuato, el “dos”, y es el del campo; rico  campo el bajío, con gran potencial agrícola y superlativo, el que nos da los frutos para alimentarnos pero, según mi apreciación, descuidados los agentes naturales que le ayudan a producir: ríos y arroyos sin atención, el agua cubierta por el lirio malsano, sucios sus bordos, con basura, sin dragarlos continuamente para evitar problemas de posibles inundaciones y con anuncios electorales –terrible-, que degradan visualmente a esta maravilla campirana. En contraste, el regreso a la ciudad, lo urbano, más atendida, aunque con ‘pintas’ en casi todos los muros de la ciudad, empezando por la propaganda electoral en la que ponen el mal ejemplo los partidos políticos pues la degradan en todos los sentidos, siendo los que debían protegerla según rezan sus propuestas de mejorar a Irapuato en todos los órdenes; y que, ¿la imagen visual no cuenta? En países más educados, ciudadanamente hablando, ‘no’ hay propaganda electoral visual; solamente en algunos ‘espectaculares’. ¿Estamos para aprender… o para que nos reprendan?


Concluí recordando el bolero romántico de Lolita de la Colina, ‘dos amores’, él que, en la voz de Manuel Ascanio se recita: ‘no debes tener dos amores pues el sol no sale dos veces, no debes besar en dos bocas porque en una de ellas te equivocas…’; aquí lo aplico, pero al revés: ‘sí debes tener dos amores, la ciudad y el campo, pues si no, el voto no te hace ganar, ni una vez…’


Continuaré, esperando, como siempre, críticas constructivas a este artículo.


 


[email protected] 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx