Reclaman 3 hectáreas de Puerto Interior; actualmente se construye ahí el Hospital General Regional
Reclaman 3 hectáreas de Puerto Interior; actualmente se construye ahí el Hospital General Regional

Reclaman 3 hectáreas de Puerto Interior; actualmente se construye ahí el Hospital General Regional

Local
|

La superficie que reclaman es parte de lo que actualmente es la Universidad de Guanajuato y el antiguo Aeropuerto.

El terreno en litigio se ubica en un predio donde actualmente se construye el nuevo HGR y la antigua pista del aeropuerto San Carlos.


A casi 50 años de que se expropiaron las tierras para la construcción del antiguo aeropuerto de León, ejidatarios de las comunidades Loza de los Padres y San Juan de Otates mantienen un pleito legal para recuperar parte de esas parcelas.


El terreno en litigio se ubica en el predio conocido como San Carlos, al oriente de la ciudad, donde actualmente se construye el nuevo Hospital General Regional (HGR) de León, a un costado de las instalaciones de la Universidad de Guanajuato, el Hospital de Alta Especialidad del Bajío y la Universidad Tecnológica de León.


Integrantes de ambos ejidos confirmaron a am que sí están solicitando la recuperación de las tierras que les expropiaron entre 1969 y 1976.


Funcionarios del Gobierno del Estado reconocieron que existe un proceso jurídico donde los ejidatarios están peleando una fracción de terreno del antiguo aeropuerto.


Santiago Rocha Aguado, presidente del comisariado ejidal de Loza de los Padres, expuso que la superficie que reclaman son aproximadamente tres hectáreas que se localizan en los límites del ejido de San Juan de Otates y lo que es actualmente el campus de la Universidad de Guanajuato.


El litigio comenzó poco antes del inicio de la construcción del nuevo Hospital Regional de León, el 10 de marzo de 2016.  


Rocha Aguado platicó que el predio señalado perteneció a su abuelo, Eduwiges Aguado, y a otros cinco ejidatarios de la comunidad, algunos de ellos ya fallecidos, y según Rocha Aguado nunca recibieron el pago acordado por sus tierras.


Expertos en el tema consultados por am comentaron que existen pocas probabilidades de que los terrenos regresen a los ejidatarios, debido que el tiempo para reclamarlos prescribe a los 10 años, además de que se les pagó el valor de la propiedad de acuerdo al decreto expropiatorio.


Desde la imagen satelital de Google Maps, aún se puede apreciar la pista del aeropuerto “mochada” por las construcciones que se han edificado a lo largo de 2.5 kilómetros de longitud, parte de esa zona es reclamada por los ejidatarios.



La expropiación


En la década de los 70, el Aeropuerto de San Carlos de León comenzó a operar y se mantuvo activo por más de tres décadas, hasta que se construyó el Aeropuerto Internacional de Bajío en Silao.


En 1969, la Secretaría de Obras Públicas del Estado (SOP) solicitó al entonces Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización (hoy Secretaría de la Reforma Agraria) que se expropiaran 52 mil 182 metros cuadrados de terrenos ejidales de la comunidad Loza de los Padres para la construcción del aeropuerto de León.


En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 344 de la Ley Federal de la Reforma Agraria, se ordenó notificar al comisariado ejidal del poblado dicha expropiación, la cual se llevó a cabo por oficio 4661 del 3 de julio de 1969.


De la superficie expropiada, poco más de cinco hectáreas se trabajaban de forma individual y una pequeña fracción de aproximadamente dos mil metros eran de uso colectivo.


El ejido estaba conformado por 673 hectáreas, de las cuales 93.7 eran de riego, 79.1 de temporal de primera, 264.3 de temporal de segunda, 231.1 de agostadero y cinco de zona urbana.



Primera ampliación


Por decreto presidencial del 22 de octubre de 1971, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 4 de febrero de 1972, se expropiaron del mismo ejido otras 5.2 hectáreas a favor de la SOP del Estado para la ampliación de la pista aérea.


Los campesinos afectados recibieron 2 pesos por cada metro cuadrado expropiado, debido a que la hectárea de tierra se evaluó en 20 mil pesos.


En total se pagaron 105 mil 684 pesos a seis ejidatarios: Ramón Sierra Luna, Aurelio Ojeda, J. Santos Rocha Flores, Miguel Padilla Ramirez, Eduwiges Aguado y Antonia Pérez Muñoz.


En el apartado tercero del decreto se especificó que los terrenos serían expropiados por causa de utilidad pública dispuesto en la fracción II del artículo 112 de la Ley Federal de la Reforma Agraria.


Además, se apuntó que de dar un fin distinto a los terrenos, la expropiación quedaría sin efectos.


“...en la inteligencia de que si a los terrenos ejidales se les da un fin distinto al que motivó este decreto o no se hace aplicación en el término de cinco años contados a partir del acto expropiatorio, quedará sin efecto la expropiación y dichos terrenos pasarán de inmediato a ser propiedad del Fondo Nacional de Fomento Ejidal, sin que proceda la devolución de las sumas o bienes entregados por concepto de indemnización”, se anotó en el documento de expropiación.


El dinero se depositó en una cuenta del entonces Banco de México S.A. a nombre del ejido de Loza de los Padres.


“Queda a cargo de la SOP el pago por concepto de indemnización, de la cantidad de 105 mil 684 pesos y 96 centavos que ingresara al Fondo Nacional de Fomento Ejidal, a fin de que se aplique como lo dispone la Ley Federal de la Reforma Agraria”, se estableció.



Segunda ampliación


En febrero de 1972, el entonces presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, ordenó por medio de un decreto expropiar una superficie de 3.6 hectáreas destinadas a una nueva ampliación de la pista del aeropuerto.


El pago que se realizó por esta fracción de terreno fue de 12 mil 609 pesos, que ingresaron al Fondo Común del Ejido, para que fuera aplicado conforme a la Ley de la Reforma Agraria.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx