Periódico am | Osmara llegó de Tlalchiyahualica, ahora nadie sabe nada de ella

Osmara llegó de Tlalchiyahualica, ahora nadie sabe nada de ella

Local
|

Su ausencia mantiene en alerta a la comunidad transgénero que exige a las autoridades estatales dar con su paradero.

Foto: Yurico Dávila | Osmara llegó a la capital del estado hace cuatro años y una noche de tantas en el puente del Trébol subió al carro de un cliente para no volver.

A Osmara San Juan Lucas le gustan las canciones románticas de Rocío Dúrcal, quizá la Gata Bajo la Lluvia, y también cocinar. 

Todos en Tlalchiyahualica, localidad de Yahualica, conocen a Osmara como una persona alegre que gustaba de ir a misa y también a las fiestas patronales, pero desde hace 24 días no saben nada de ella, lo que ha provocado la alarma de la comunidad transgénero de Pachuca.

Osmara llegó a la capital del estado hace cuatro años y una noche de tantas en el puente del Trébol subió al carro de un cliente para no volver.

Un rostro afilado, claro, con largas cejas delineadas y unos labios no gruesos, tal vez finos, son rodeados por el cabello lacio que descubre su cuello blanco y cae sobre una ¿blusa? ¿playera? de color morado. Arriba de la foto, una pregunta: ¿Ha visto usted a esta persona?

Su amiga Ignacia Cortes Coronilla también es de Tlalchiyahualica y así la recuerda: “Muy linda, tenía su carácter como todos”. 

“En el pueblo la quieren mucho. Llegas y todos hablan muy bien de ella. Es muy tranquila. Nunca tuvo ningún problema con alguien y me marcan para decirme que mandan oraciones con tal de encontrarla”.

Al concluir la preparatoria Cortes Coronilla decidió cambiar la Huasteca, donde abundan los paisajes verdes pero escasea el trabajo, por la vida apresurada de la ciudad y después su amiga siguió sus pasos.

Vivieron juntas un año y medio hasta que Osmara decidió buscar casa para ella, aunque nunca dejaron de verse. Ahora, Cortes Coronilla no pierde la esperanza de que regrese. 

Como parte de la búsqueda, la mamá de Osmara llegó a Pachuca sin conocer lugares y direcciones y pasa las noches en la casa de Cortes Coronilla. “Quiere saber algo de su hijo, no desea quedarse con la idea de no volver a verlo. Tenemos la fe de que aparecerá”. 

Y entre la esperanza, la espera y la búsqueda, transcurre la vida para la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx