Columna Jurídica

Columna Jurídica

Opinión
|

EL PROCESO DE EXTRADICIÓN ENTRE MÉXICO Y ARGENTINA EN TRES SENCILLAS ETAPAS.

Diseño: Grupo AM.

La extradición es, conforme lo que ha establecido la Suprema Corte de Justicia de la Nación (México), el acto mediante el cual un Estado hace entrega de una persona que se halla en su territorio a otro Estado que la reclama, por tener ahí el carácter de inculpada, procesada o convicta por la comisión de un delito, a fin de que sea sometida a juicio (Registro 188603).

En México, conforme a lo establecido en la Ley de Extradición Internacional y el Tratado de Extradición entre México y Argentina, el procedimiento de extradición básicamente consiste en tres etapas: la primera denominada etapa judicial y las dos restantes denominadas etapas ejecutivo-administrativas. Pongamos como ejemplo el caso de un reclamado a quien se le dictó como medida cautelar (previa a su extradición) la de prisión preventiva.

El proceso de extradición formalmente da inicio cuando es detenido y puesto a disposición del Juez Federal adscrito al Centro de Justicia Penal Federal competente. Derivado de dicha detención, se celebra audiencia oral con la presencia de defensores particulares o públicos del reclamado y en la que la fiscalía mexicana expone el motivo de la detención/aprehensión en territorio mexicano con la documentación que se generó por parte del gobierno de la República Argentina respecto al proceso penal instaurado en su contra en dicho país. 

En la primera etapa, es el Juez Federal el encargado de iniciar el proceso de extradición de manera formal. Asimismo, una vez que se recibe por parte del estado requirente la solicitud de extradición, es el encargado de emitir una opinión judicial para autorizar o no que el reclamado continúe con el proceso de extradición.

Cabe la posibilidad de que dicha opinión técnica-judicial se emita de manera favorable en un tiempo corto tras la manifestación de manera libre, consciente y voluntaria del reclamado de no oponerse a la petición del estado requirente (ARGENTINA) para su extradición, lo que se le conoce como "extradición sumaria". 

Tras haber quedado firme la opinión técnica del Juez Federal, se remitirá el expediente del reclamado a la Secretaría de Relaciones Exteriores (S.R.E.) para dar inicio a la segunda etapa del proceso, en la que el reclamado deja de quedar a disposición del Juez y procede a quedar a disposición de Relaciones Exteriores, sin que ello implique que pueda salir del lugar donde se encuentra recluido, hasta que concluya el proceso de extradición. 

Es a partir de que la S.R.E. recibe el expediente del reclamado cuándo comenzará a contar el término de 20 días hábiles para que Relaciones Exteriores, a su vez, emita una resolución donde conceda o no la extradición al gobierno argentino.

Es importante advertir que dicha resolución deberá quedar firme para aperturar la etapa número 3, por tanto, conforme a los plazos establecidos en el artículo 17 fracción I de la Ley de Amparo, deberá transcurrir el término de 30 días (sin contar inhábiles) para que dicha resolución quede firme, mismos que se cuentan a partir del día hábil siguiente al que surta efectos la notificación.

Una vez que dicha resolución quede firme, el reclamado quedará a disposición de la Procuraduría General de la República (tercera etapa) para que, tras el visto bueno de la Secretaría de Gobernación de México y en coordinación con las autoridades del gobierno de la República Argentina e INTERPOL, el reclamado sea enviado a dicho país para enfrentar el proceso penal instaurado en su contra. Esta etapa permite acelerar el que quede firme la resolución mediante una manifestación libre del reclamado para no oponerse a la misma.

 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx