Vértigo en las Barrancas

Vértigo en las Barrancas

Viajes
|

La ruta del Chepe, agrega un integrante más a sus filas pero en una versión más rápida y lujosa que el tren tradicional.

El “Chepe” Express ofrece mejores vistas de la Sierra Tarahumara hasta llegar al Pacifico. Foto: El Universal.


En México hay un tren que desafía la noción del vértigo. Lo mismo es capaz de serpentear por caminos montañosos, que observar abismales cañones. En su interior viajas tú, con los ojos “pegados” a la ventana panorámica. 


A esta poderosa máquina le llamamos Chepe, nombre que hace referencia a su ruta, Chihuahua-Pacífico.


Todos los días avanza hacia las Barrancas del Cobre, un escenario tan extraordinario como desafiante. Pero este mes se estrenó el Chepe Express, una versión más rápida y lujosa, un ferrocarril diseñado y construido en México que ofrece mejores vistas de la Sierra Tarahumara y también una mejor experiencia.


El viaje


El Chepe Express viaja todos los días. Su trayecto, de Los Mochis, Sinaloa, a Creel en Chihuahua (o viceversa), tiene una duración de nueve horas. Hace parada solo en dos estaciones: El Fuerte y en Divisadero, uno de los principales puntos para explorar la Sierra Tarahumara. 


La ventaja de este nuevo ferrocarril sobre el tradicional, es que prácticamente nada se interpone entre el paisaje y tú. Hay un vagón adaptado como terraza: no tiene paredes, sino ventanas de piso a techo con una sección abatible. En ella, las horas pasan entre curvas infinitas mientras saboreas un coctelito preparado en el bar.


La locomotora se abre paso por puentes que pueden alcanzar intimidantes 100 metros de altura y túneles que atraviesan una fotogénica Sierra Madre Occidental.


Elegante, pero aguerrido


No se trata de un tren de pasajeros cualquiera. Su interior fue diseñado para que las vistas panorámicas se disfruten a plenitud y en compañía: los asientos están encontrados, y en un vagón se instaló un bar con una sala lounge.


Distribuido en dos pisos, el carro más innovador es el restaurante. El menú fue diseñado por el chef Daniel Ovadía, cofundador de un grupo restaurantero presente en varios destinos mexicanos. Entre sus trabajos destaca su libro La cocina y la conducción del programa televisivo Hombres en la cocina. Para darle sabor al Chepe Express, se inspiró en los ingredientes tradicionales del norte de México: quesos menonitas, tortillas de harina... Platillos como el burrito de chilorio, el rib eye a las brasas y el aguachile de camarón son el resultado de su ingenio.


En cuanto a la decoración de sus interiores, predominan las tonalidades crema y marrón y algunos detalles en cobre.


Se percibe una atmósfera clásica, como de otra época, aunque no dejan de estar presentes los acabados modernos y las comodidades de nuestro tiempo, como el internet. Si estás tentado a subir una foto a tus redes sociales, recuerda que estos paisajes debes apreciarlos en vivo y no solo a través de la cámara de tu teléfono. Déjalo a un lado y disfruta, relájate como nunca lo haces en la ciudad y goza del viaje como si fuera tu último destino.


Al bajar del tren, continúa tu camino por la orografía de la sierra siguiendo alguno de los itinerarios. Vive una travesía trepidante, cargada de adrenalina, o haz una inmersión en la cultura local.


Guía del viajero


Cómo llegar


Aeroméxico opera vuelos hacia Los Mochis con tarifas desde cuatro mil 417 pesos por persona, en viaje redondo. 


Recorrido en el Chepe Express


Tiene dos categorías: turista y ejecutiva. Esta última cuenta con asientos ergonómicos y servicio de snacks. Las tarifas varían según la extensión de tu recorrido. El viaje redondo completo (de Los Mochis a Creel) cuesta cinco mil 243 pesos en clase turista y ocho mil 400 en ejecutiva. La corrida del tren es diaria. Puedes bajar en dos estaciones y, sin costo extra, volver a abordar el Chepe Express al día siguiente. 


www.chepe.com.mx