Entre sombras
Entre sombras

Entre sombras

Opinión
|

DESDE BERNALEJO


De su libro RÍO INTERIOR
A la orilla de los ríos crece un árbol oscuro y profético, lluvia que cabalga sobre los campos, pensamientos vivos a mitad de la niebla, pasos biográficos que corren por el alma, por una fotografía hecha ceniza.
Amueblan las aves la soledad de los olmos. Somos el final de una era que se deshace en hórrida claridad. Nada nos libera de la lluvia, nada capaz contra la tarde que incendia las palabras temerosas de lo escrito, nada más amargo que el río interior que florece en nuestros cuerpos, el río donde la oscuridad dilata el hervor de la sangre; el lenguaje se tuerce o nada dice, el mundo se tuerce o nada dice, nada dice mi nombre, raíz que se alimenta del porvenir; los sueños pierden su bravura en océanos remotos y la marea asciende por la quietud de los muelles.
Un río crece devorando el verdor de las pupilas, lo que busco y jamás encuentro en frutos olvidados a la orilla del mundo, la claridad de las ventanas donde mis dedos arden al dudar de lo que escribo. A la orilla de los ríos crece un árbol a la sombra del tiempo, en su duro follaje encuentro mi imagen desgarrada, piedras cultivando aire y cansancio, bullente rumor de nuestro origen, la aplastante soledad donde el tumbo de mi corazón no dice nada.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx