Molesto folclore
Molesto folclore

Molesto folclore

Opinión
|

CARPE DIEM


“Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie.
Cuando te domine un gran enojo, no contestes.”
Proverbio chino
He estado observando la actuación de algunos candidatos a distintos puestos de elección popular. Lo mismo por elección primaria que por reelección. Respecto a algunos, dan la impresión de que están esperando que el puesto les caiga por la cascada que pueda generar quien esté buscando la Presidencia de la República o la gubernatura del Estado correspondiente.
Esto no es privativo de Guanajuato, pues amistades de Aguascalientes; Chiapas; otros Municipios de Guanajuato; Michoacán; Nuevo León; Puebla; Sinaloa; Sonora; etc., me comentan que, a quienes han visto con inusitado entusiasmo, es a los “primerizos” y que no son de los partidos políticos de siempre; más bien, son de la “morralla”.
En lo personal, he visto y observado a candidatos que andan como badajo de campana, ya sea para darse a conocer como también algunos para que los vuelvan a ver, lo mismo porque cambiaron de partido político, o para que se acuerden de ellos, toda vez que desde la campaña anterior no se habían vuelto a aparecer ante sus electores.
Así, como el jibarito van cantando así, buscando así, el voto popular: entre bien intencionados  primerizos y huidizos los curtiditos; entre gente de trabajo y esfuerzo como también conocidos trapecistas indolentes a las necesidades del pueblo… bueno, solo se preocupan por esa parte de pueblo que son ellos mismos y sus cómplices, sus “socios”, sus secuaces.
¡Qué molesto folclore!
Por cierto, el hecho de que exprese “candidatos”; “primerizos”; “curtiditos”, “socios”, “cómplices”, “sumisos”, etc., tengan la gentileza de no considerar tales expresiones como “misóginas” o que marginen a las bellas e inteligentes mujeres, no. El hecho de que solo señale genéricamente a algunos candidatos bajo esos términos “masculinos”, no significa que haga a un lado a las mujeres, sino simple y llanamente es que me expreso conforme a los cánones que marca la gramática de nuestro idioma, nuestro lenguaje.
Es preciso recordar que, en español, el “masculino” implica, cuando se refiere al plural, a ambos géneros gramaticales por lo que, al dirigirse a los demás, no es correcto decir “mexicanos” y “mexicanas”; “chiquillos” y “chiquillas”; “niños” y “niñas”; “candidatos” y “candidatas”; “diputados” y “diputadas”;”senadores” y “senadoras”, menos aún, “presidenta”.
¡Qué molesto folclore!
Dos aspectos triviales para los electores: Uno, observen que esas expresiones no son más que manifestaciones de ignorancia de políticos y resaltadas por comunicadores que quieren quedar bien con aquellos. Dudo que instituciones de formación para comunicadores, sean conocidas y prestigiosas universidades o, simplemente, la primera Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”, no consideren a la gramática como parte esencial de la carrera, por el contrario, ciertamente habrán de considerarla como debe ser, es decir,  obedeciendo las reglas gramaticales con una formación rígida, ortodoxa.
Hay quienes ostentan muchos títulos y doctorados en el extranjero pero carecen de las bases más elementales de formación sobre nuestro idioma. Es como los que dicen: “trajistes”; “votastes”; “fuistes”; “hicistes”; etc., si así se expresan, ¡¿cómo actuarán?!
El otro aspecto: estimados electores, no se ilusionen con toda promesa que les sea hecha por cualquier candidato. Acuérdense que “prometer no empobrece, sino que dar es lo que aniquila”. Verifiquen, antes de creerles, hasta donde van a poder cumplir, constitucionalmente, con sus promesas.
Para que se les facilite, vale la pena que lean las facultades constitucionales de los candidatos en los artículos 74 (para diputados), 76 (para senadores), 89 (para Presidente de la República) y 115 para los Municipios. Con eso creo que pueden tener una idea que ayude a reflexionar el voto que cada quién y por quien, habrán de emitir.
¡Qué molesto folclore!, ¿verdad? Pero conviene pasar esa pequeña molestia para bien todos.
Universalmente les deseo, hoy y siempre, Salud, para que logremos nuestros objetivos en la vida. Fuerza, para que no nos desalentemos ante las adversidades y, Unión, para que no seamos divididos en nuestras convicciones. Prohibida su reproducción parcial o total. La copia o distribución no autorizada de este artículo por el autor y, en su caso, su correspondiente imagen, infringe los derechos de autor.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx