La Olla: Agua, la crisis

La Olla: Agua, la crisis

Opinión
|

León es una de las ciudades con las tarifas más altas por el servicio.


Cara y escasa
No hay agua más cara que la que no se tiene.
León tiene una de las tarifas más altas de agua potable en el País. Los leoneses aceptan las tarifas y cumplen oportundamente con sus pagos, ese no es problema. Pero el agua ya no alcanza, es un hecho. 
El abasto depende principalmente de agua subterránea del acuífero del Valle de León, también del Turbio (San Francisco y Purísima del Rincón) y La Muralla (Romita). El problema es que desde hace varios años esa fuente está en riesgo por su sobre-explotación y contaminación.
Datos del SAPAL revelan que el acuífero se recarga en 264.3 millones de metros cúbicos anuales, pero la extracción es mayor, 312.5 millones de m3 anuales. Cada año hay que extraer 1.5 metros más abajo.
Hay menos agua en el acuífero y más profunda, pero cada vez más población que surtir.
Ante el catastrófico escenario todos siguen esperando que ‘por Dios’ ya llegue el agua de la presa El Zapotillo cuyo Decreto Federal data del año 1995, el cual reserva las aguas de Río Verde para uso Domésticos y Público Urbano por un volumen anual estimado en 504 mil 576 millones de metros cúbicos (119 mil 837 millones correspondientes a Guanajuato y 384 mil 739 millones para Jalisco).
En 2007 se firmó el Convenio de Coordinación entre la Federación, Guanajuato y Jalisco, y por petición de Jalisco se propuso incrementar la cortina de la presa de 80 a 105 metros. En 2008 se publica la licitación para construir la presa, que está lista, aunque por ahora sólo en 80 metros, lo que no compromete el agua para León y Guadalajara, pero sí para varios municipios de Los Altos de Jalisco.
Ahora está la bronca del Acueducto El Zapotillo. Desde marzo 2010 se firmó el acuerdo de entendimiento entre Conagua, Gobierno del Estado, Municipio de León y el SAPAL. En octubre del 2014 se firmó el inicio del Contrato de Prestación de Servicios y del Título de Concesión con la empresa responsable del proyecto, Abengoa. Y hoy, casi cuatro años después, estamos donde mismo.
El último informe oficial de SAPAL al Ayuntamiento reporta un avance de 9.7% de tubería suministrada y de sólo 1.6% de tubería instalada, desde junio de 2016 que oficialmente arrancaron.
El Acueducto son 140 kilómetros, además se necesita de la planta potabilizadora, el tanque de entrega, el macrocircuito de 44 kilómetros y plantas de bombeo. Del macrocircuito interno se lleva instalado el 10.7por ciento.
La obra se estima que se realice en 36 meses. Pero hasta el día de hoy nadie puede decir desde cuándo empecemos, ahora sí, con esa cuenta regresiva. La promesa es que ya merito destraban el problema.
La última noticia fue la reunión del 4 de junio cuando el gobernador Miguel Márquez recibió en Palacio de Gobierno a Francisco José Muñiz Pereyra, subdirector de Agua, Drenaje y Alcantarillado de la Conagua; y a Francisco González Ortiz Mena, director general adjunto del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin). También ahí estuvo el alcalde interino de León, Luis Ernesto Ayala Torres.
El anuncio es que iniciarán el proceso para que la concesionaria Abengoa pase la estafeta a Fonadin. La promesa es que antes de terminar el Gobierno Estatal y Federal haya certeza del proyecto, pues ya después no sabemos qué autoridades tomen el mando y qué postura asuman frente a El Zapotillo. 
Mientras recibimos una gota de agua de El Zapotillo los leoneses de decenas de colonias sufren en esta temporada de calor por un suministro limitado al cual SAPAL responde que hace lo que se puede.
El Organismo Operador asegura que están trabajando con los pozos a tope. La producción actual es 2 mil 936 litros por segundo, cuando en 2017 fue de aproximadamente 2 mil 600 litros por segundo. 
Pero eso de enviar boletines diciendo que “no hay desabasto de agua” ofende a los leoneses.
En total hay 440 mil cuentas y anualmente se conectan a la red hidráulica 12 y 14 mil nuevos clientes.
El agua de la Presa El Palote representa menos del 1% de la producción anual de SAPAL y también  puede aprovecharse mejor, pero eso será hasta 2019 que concluyan la nueva planta potabilizadora.
Al mismo tiempo más de uno tiene serias dudas de la conducción adecuada del Organismo Operador provocada por la llegada de funcionarios sin experiencia y la salida de quienes conocían las entrañas.
El presidente del Consejo Directivo, Pedro González, y el director general, Lino Briones, están en uno de los momentos más difíciles en la historia del SAPAL, que por años se presumió como Sistema modelo. Los estados financieros reportan buenas cuentas, pero que pregunten a los usuarios, a ellos se deben.
El Consejo completito del SAPAL está obligado a vigilar y exigir cuentas con transparencia. Esa gran chamba la completan: Roberto González, secretario; Juan Carlos Moreno, tesorero; vocales: síndico David Flores; regidores José Luis Manrique y Jesús Vázquez; y los ciudadanos Luis Gerardo González, Luis Ernesto Collazo, José Antonio Morfín, Santiago Villanueva, Hugo Varela, Alejandro Arenas, Vicente Lahud, Claudia Ivonne Hiber, Alejandro Zermeño, Luz María Lozano y Jesús Aguilera.
Y a los candidatos a la Gubernatura y Alcaldía, por cierto, les pasa de noche el gran problema del agua en sus preocupaciones de campaña.


Tarifas en lo alto
De acuerdo al Sistema de Información de Tarifas de Agua Potable del Instituto Mexicano de Tecnologías del Agua (IMTA) en un comparativo entre 65 ciudades en una tarifa mensual de consumo doméstico mínimo (hasta 10 metros cúbicos) los más caros son: Nogales, Naucalpan y luego León.
La tarifa mínima de agua potable en Nogales es de $196.75; Naucalpan $194.44  y en León $176.13.
Igual consumo en Guadalajara cuesta $91.89; San Luis Potosí $50.00, en Morelia y Monterrey $41.
Para los leoneses la tarifa de consumo mínimo de agua potable pasó de $57.40 en el año 2006 a los $176.13, lo que representa en términos porcentajes un incremento de ¡¡¡206.8%!!! en doce años. 
La inflación en México en ese periodo fue de 62.16%, aunque ya sabemos lo que argumentan desde el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL), que si la inflación específica del sector agua y saneamiento es mucho mayor a lo general, que se ocupan de finanzas sanas para mantener un programa anual de infraestructura y además las reservas para el anhelado proyecto de El Zapotillo.
El hecho es que los leoneses pagan más por el agua. Por ejemplo en Guadalajara la tarifa mínima en el año 2006 era de $41.14 frente al último dato de $91.89, es decir un aumento de 123%. O en Monterrey que era hace doce años de $20.91 y ahora está en $41.18, un 104% más, todo en datos del IMTA. 
Eso no importa, los leoneses son pagadores. Hay 96% de eficiencia comercial (lo que finalmente se recauda frente a lo que se factura). La eficiencia física es de 65% (lo que se factura frente a lo que se produjo de agua, el resto se pierde en el camino) que, aunque no es un indicador malo, aún hay muucho por hacer.


Magistrada agazapada
La presidenta del Poder Judicial, Claudia Barrera Rangel, debe probar pronto de qué está hecha. 
En enero entró al relevo del magistrado Miguel Valadez Reyes y desde entonces mantiene bajo perfil. Históricamente se trata del Poder menos acostumbrado a los reflectores de la prensa y de la sociedad.
El foco regularmente se concentra en el Ejecutivo, y otro tanto en el Legislativo, poco en el Judicial, que hoy es una pieza fundamental en el correcto funcionamiento del nuevo Sistema Penal Acusatorio, y que además por la reforma constitucional ahora tendrá que hacerse responsable de la Justicia Laboral.
A la titular del Supremo Tribunal de Justicia del Estado no parece gustarle eso de tratar con la prensa.
En la semana estuvo en el Congreso del Estado precisamente en una reunión para revisar la implementación de la Justicia Laboral, al final, como era de esperarse, la abordaron los medios y sólo dijo que se van a implementar cinco regiones y que ya hay una comisión para dar seguimiento al tema.
Después le preguntaron sobre la coincidencia de que la diputada local con licencia y candidata del PRI a la alcaldía de Purísima del Rincón, Lupita Velázquez, haya sido vinculada a proceso justo a unos días de la elección, para lo cual su partido ha acusado una persecución política desde el Poder Ejecutivo. La Magistrada defendió a capa y espada la autonomía del Poder Judicial, pero vaya que se incomodo.
También le preguntaron sobre los resultados de la reforma penal que se hizo en Guanajuato en materia de reincidencia y habitualidad (en mayo 2016), pero no quiso decir nada. Un día antes el Góber opinó que sí había funcionado pero no como esperaban porque hacían falta cambios constitucionales.
Desde que asumió como Presidenta del Tribunal este medio solicitó una entrevista para conocer todos los detalles de cómo se preparan para implementar este año la Justicia Laboral, pero nunca hubo una respuesta.
En los pasillos del Congreso del Estado comentan que esperan su papel personal más activo en varios de los temas legislativos. Por ejemplo en la discusión para establecer la figura de magistrados especializados en Justicia para Adolescentes el Poder Judicial envió a un magistrado que se opone de manera muy insistente, al considerar que eso no es necesario y que impacta en el presupuesto.
Claudia Barrera llegó, sí con una larga carrera judicial, pero con la sombra de ser comadre del empresario irapuatense Rafael “El Gallo” Barba, el compadre del Gobernador. Además no fue ‘miel sobre hojuelas’ alcanzar los acuerdos para su nombramiento en el Consejo del Poder Judicial.  
El panista candidato a gobernador, Diego Sinhué Rodríguez, ya mandó también la señal que, de ganar, quiere un esquema de evaluación puntual de todos los jueces. No le toca al Ejecutivo hacerlo, claro está, pero sí llegó la hora de los Observatorios Ciudadanos que midan también al Legislativo y al Judicial.
Llegó la hora al Poder Judicial de manejarse en caja de cristal, y la Presidenta debe estar a la altura.


Menos delitos, lo firmo ¿y te lo cumplo?
Reducir sí o sí la incidencia delictiva es el principal compromiso de los 13 que el Observatorio Ciudadano de León convocó para firmar este 13 de junio a los siete candidatos a la Alcaldía.
Luis Alberto Ramos, presidente del Consejo Directivo, les pide firmar ante Notario Público.
El compromiso número dos de la carta que ya tienen los candidatos los obliga textualmente a: “Disminuir los porcentajes de los indicadores de seguridad respecto al reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública”, un simple párrafo que los pondrá a pensar, pues no se refiere a un delito en específico sino a todos. Y además, dirán luego, no toda la solución está en su cancha.
En temas de seguridad les piden establecer un modelo de Justicia Cívica y aplicar la política de “Cero Tolerancia” frente a las faltas administrativas, así como apoyar los proyectos emandos de la Mesa Ciudadana de Seguridad y Justicia de León que encabeza la maestra Rocío Naveja desde hace dos años.
Otro tema importante es que el Municipio obtenga el 100% en la calificación sobre transparencia, el presentar las 3de3 al inicio y al final del periodo, que el Consejo Ciudadano de Contraloría Social nombre al Contralor Municipal, e institucionalizar la figura del “Administrador de Ciudad”.
También incluyen: disminuir los fraccionamientos irregulares, impulsar el desarrollo de la administración pública mediante modelos de gestión para la innovación, y establecer un concepto diferenciado de obra pública y de infraestructura social. Otro punto es reconocer la figura del Observatorio Legislativo de Guanajuato (que es otro proyecto que empuja el Observatorio con las universidades).
Al Alcalde en turno le piden sostener una reunión pública anual con la participación activa de la ciudadananía, convocada por el Observatorio Ciudadano y otras organizaciones de la sociedad civil.
Cada compromiso se acompañará de indicadores para evaluarlos los meses de mayo y noviembre.
¿Por qué una firma de compromiso?, porque “a menos que se haga un compromiso, sólo hay promesas y esperanzas, pero no hay planes”, les recuerda el OCL en una cita del filósofo Peter Drucker.