Marchan en Guerrero contra inseguridad

Marchan en Guerrero contra inseguridad

México
|

Ciudadanos marcharon en Guerrero para exigir un alto a la inseguridad; la movilización fue convocada por la Diócesis Chilpancingo-Chilapa.

Los sicarios huyeron a bordo del vehículo. Foto: Especial


En medio de la violencia que se registra cotidianamente en las calles de Chilpancingo, feligreses católicos realizaron una marcha para exigir un alto a la inseguridad y pedir el regreso a la paz.


El contingente de mujeres, hombres, ancianos y niños partió del monumento de Las Banderas y cruzó la Avenida Lázaro Cárdenas para tomar la Calle Juan N. Álvarez.

Los católicos, vestidos de blanco, con globos y pancartas, pasaron cerca de la plaza Pezuapa, donde por la mañana sujetos arrojaron de un automóvil a una joven y luego frente a algunos testigos la acribillaron a tiros.

Los sicarios huyeron a bordo del vehículo.

En la Colonia Victoria también hubo un asesinato a balazos.

Al concluir la movilización en la plancha del zócalo, la madre Ranulfa Hernández Molina señaló que para ella fue sumamente difícil realizar esta convocatoria.

"Hay que pedir a Dios que regrese la paz y rezar por las personas que han sido víctimas de la violencia", afirmó.

"Mucha gente ha perdido a un hijo, a una hija, a un padre, vecino, prima o tío", dijo.

La marcha por la paz fue promovida por la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, que encabeza el obispo Salvador Rangel Mendoza.
Piden hallar a desaparecidos
Durante la movilización, familiares de personas desaparecidas denunciaron que el Gobierno no hace nada para localizarlas.

Guadalupe Casarrubias García acusó que su hijo Pedro Leyva Casarrubias fue desaparecido por individuos el 24 de octubre de 2011, cuando salía del restaurante "El Tecuán", ubicado al norte de esta ciudad.

"Hemos acudido con las autoridades, pero no hacen nada, y por eso nosotros nos hemos adherido a un colectivo de familiares de personas desaparecidos de Chilpancingo y nosotros hacemos nuestra propia búsqueda", señaló.

En la marcha también participaron familiares de Jesús Pineda Mejía, de 26 años, quien fue llevado por la fuerza por un grupo de hombres el 19 de julio de 2016.

Azucena Ocampo, pariente de Pineda Mejía, contó que él venía en su automóvil y que ese día varias personas lo buscaron para supuestamente comprarle el vehículo.

Sin embargo, los sujetos lo despojaron de la unidad y a él se lo llevaron rumbo a la localidad de Chichihualco, cabecera del Municipio de Leonardo Bravo.

"Estamos participando en esta marcha para que de alguna manera la sociedad nos escuche y que la gente que tenga una persona desaparecida hagamos causa común para exigir a las autoridades que los busquen y encuentren vivos", afirmó.

Azucena y su madre portaban un gallardete con la imagen de Pineda Mejía y la fecha en que fue desaparecido.

Informes del Colectivo de Familiares de Desaparecidos y Asesinados en Chilpancingo señalan que en la capital guerrerense hay más de 500 personas desaparecidas.

Chilpancingo es considerado por autoridades como uno de los municipios más violentos del País desde hace seis años.

Desde enero de este año más de cien elementos de la Policía Municipal son indagados por la PGR y la Fiscalía General de Justicia estatal por vínculos con la delincuencia organizada.

Esto a raíz de que el 31 de diciembre de 2017 agentes municipales detuvieron a los jóvenes Jorge Arturo Vázquez y Marco Antonio Catalán en las instalaciones de la Feria de Navidad y Año Nuevo tras una riña.

Sin embargo, los uniformados liberaron a los dos hombres de barandilla y luego los entregaron a tres sicarios del Cártel de la Sierra, quienes los ejecutaron a balazos.