La Gran Sequía (publicado en junio del 2008 en este espacio)

La Gran Sequía (publicado en junio del 2008 en este espacio)

Opinión
|

El principal problema estructural de León es el agua.


El principal problema estructural de León es el agua. No ha llovido; en la sierra se registran en 12 meses, sólo tres días lluviosos y hay presas semi-vacías. Las pipas surten a colonias donde SAPAL no puede surtir el líquido. En este espacio hemos analizado los posibles escenarios ambientales del futuro; en los libros León “2025: competitividad basada en el conocimiento” visualizo el futuro de la ciudad con el fin de concientizar a la sociedad sobre los problemas ambientales y la manera de resolverlos.
Respondo a la petición de lectores sobre el por qué allí afirmé que eran probables grandes sequías. ¿Qué es una Gran Sequía? Un verano en León donde la alta temperatura y un cambio en el patrón de las lluvias harán escasear a niveles dramáticos la disponibilidad de agua. Para intentar predecir el futuro, se requiere usar modelos que representen suficientemente la realidad. 
Por eso la modelación matemática es un arte que no es difícil de lograr cuando se conoce el funcionamiento del sistema (en nuestro caso, el ciclo del agua en León). Veamos: el agua que usamos y tomamos se obtiene o de sistemas superficiales que escurren de la sierra hacia la Presa del Palote o se extrae de pozos profundos recurriendo a agua que tiene miles de años almacenada en el subsuelo. 
Para calcular la escasez, es posible construir un modelo sencillo (basado en lo que en Investigación de Operaciones se llama Programación Dinámica) e incluirle las variables de entrada, proceso y salida al “sistema” a analizar, en nuestro caso, el Valle de Señora. 
Las variables para el modelamiento son: en las entradas; baja en el nivel de lluvias o precipitación media anual que es la principal entrada (dependiendo ésta de la masa boscosa en la sierra de Lobos y la sierra del Gigante que producen en las microcuencas los escurrimientos).
La reducida capacidad como ciudad de poder infiltrar el agua de lluvia hacia los mantos freáticos para recargarlos; incremento en la velocidad de la pérdida del “tinaco” de la ciudad: la sierra del norte por el incremento en la tala en la Sierra de Lobos, y el cambio de uso de suelo en el área natural protegida, aumentando así la deforestación acelerada de los bosques.
El calentamiento global, que aumentará la evaporación de los cuerpos de agua; para fines de la modelación, de construirse el proyecto Zapotillo y que éste entrara a operar en el año 2015como lo promete SAPAL, podría beneficiar al ecosistema solo si el agua traída de otro ecosistema se recicla para reducir así la extracción de nuestra propia cuenca.
En el proceso: La pérdida de humedad relativa debido a ausencia de áreas verdes en la ciudad y en las sierras del norte; aumento en los niveles de contaminación y emisiones a la atmósfera tanto por el efecto en calentar el ambiente como por crear efecto invernadero; el avance del desierto de San Luis Potosí por el norte al perderse la masa vegetal por deforestación y pérdida de capa vegetal (debida a la erosión).
Abatimiento de los mantos freáticos por la extracción que hace SAPAL en toda la cuenca hidrológica (incluyendo Romita); poca capacidad de generación o importación de tecnología de tratamiento del agua como la de polímeros solubles al agua, plantas a escala, y con ello, creación de empresas de base tecnológica.
Reducida formación de tecnólogos en la ciudad especializados en el tratamiento del agua; baja en la tasa de recarga del acuífero, donde el déficit siga siendo mayor al 25% anual (es decir, que se extrae más agua que la capacidad de recarga); la presencia de grietas y hundimientos en el valle, afectando las construcciones.
Poco uso eficiente del agua en la agricultura y en las casas; el incremento de superficies de concreto que reduce la infiltración.
En cuanto al consumo: Aumento en el consumo per cápita promedio de los habitantes y en el riego agrícola; ausencia de políticas de incentivos (fideicomisos) a quienes instalen sistemas de ahorro; no hay obligatoriedad en la construcción ecológica.
La aparición de proyectos urbanos que como las áreas verdes de los campos de golf; la no emisión de políticas públicas que obliguen por ley al uso eficiente del agua en todos los niveles de tarifas; el incremento de fraccionamientos de lujo y populares en las partes altas de León y que obliguen a bombear más agua del subsuelo.
En resumen, se pueden construir tres escenarios y calcular la probabilidad de ocurrencia: el primero que es el optimista y es que se presente en el largo plazo las sequías, el escenario tendencial es que se presente en el mediano plazo y el pesimista es que se presente en el corto plazo.
Pensando en términos económico-financiero, la probabilidad de los escenarios anteriores puede afectar desde luego el valor de la tierra y de las construcciones, industrias, etc. asentadas en la ciudad: la ciudad valdría menos sin agua. La Cumbre de Bali en Indonesia, que actualizó los acuerdos del Protocolo de Kyoto, previó el incremento seguro de las sequías y de las inundaciones en todo el mundo. 
¿Es entonces probable la Gran Sequía? Es segura, pues el patrón de lluvias ha cambiado y cambiará más todavía de acuerdo a los expertos que forman el Panel Mundial del Cambio Climático. SAPAL tendrá cada vez más problemas en surtir de agua, por eso, la solución está en las casas, en el ahorro. SAPAL se deberá convertir en un banco que preste a los ahorradores y les financie sus proyectos. 
La presa de Río Verde (Zapotillo) en Jalisco tardará años en hacerse y nos costará mucho más que si reforestamos la Sierra de Lobos y reforestamos. Este junio tendremos sed enorme con la Gran Sequía.
* Director de la Universidad Meridiano, A.C.