RAZONANDO, MI PRIMERA VEZ.
RAZONANDO, MI PRIMERA VEZ.

RAZONANDO, MI PRIMERA VEZ.

Opinión
|

Me encuentro con regocijo un sinnúmero de jóvenes primerizos ante el voto, buscando herramientas para razonar esa participación

Velia Hontoria


Me encuentro con regocijo un sinnúmero de jóvenes primerizos ante el voto, todos ellos con inquietud, buscando herramientas para razonar esa participación que asumen con profunda responsabilidad. Esto me hace recordar mi primera vez que pudo ser dada en 1982 -a mis 19- quedando electo Miguel de la Madrid, la zozobra nos invadía así como un espíritu de no aceptar por hábitos ni costumbres -venia de López Portillo, un gobierno podrido, lleno de anomalías sobre todo en el orden moral y de expropiar la banca, entre otras desafortunadas decisiones- decidí involucrarme en el quehacer de mi país desde mi humilde trinchera de estudiante; pues Guanajuato valiente con un grupo de hombres visionarios  buscaban ya la anulación del candidato del PRI para años después -victoriosos y en son de paz-  asumir la gubernatura  Medina Plascencia, dando así la simiente para el desarrollo ejemplar que hoy vivimos. Ya en casa, eran años donde era indispensable escuchar el tan renombrado informe del untuoso presidente de México y con papá analizar efectos, leyendo diarios, escuchando la radio.  Presentir la tristeza de quien NO puede -eso decían-  hacer nada, solo nos tocaba orar y trabajar con dedicación, honestidad; ayudando al menos afortunado, decían.


Con esos antecedentes es un honor transcribir la entrevista que le hice a Mariana hace unos días, pues habla de esa simiente de formación que hemos forjado tan al bien, tan al mal. Ella ya cuenta con su credencial y va con su papá a grupos en donde se presentan los diferentes candidatos, escucha y analiza; sin ningún remiendo comenta: Soy Marina, el de al lado es Miguel, mi papá, ya desde ahí podemos entender la autonomía que rige a esta joven.


¿Por qué te interesa escuchar las propuestas de los candidatos?


Creo que los jóvenes deberíamos involucrarnos en la política y en la sociedad, porque tenemos el derecho a decir si algo no nos parece y ver cómo o qué se puede hacer para cambiarlo.


 


¿Qué te han hecho sentir?


Honestamente no sé si me siento muy segura por cómo está la situación en el país, todos los candidatos hacen promesas falsas. Ya no sé qué creer y a quién creerle, creo que los mexicanos hemos perdido la confianza en los políticos desde hace tiempo.


 


¿Qué te impacto de ellos? Lo convincente que suenan al decir que todo va a estar bien siempre y cuando votemos por ellos, sabiendo que eso no es verdad, o que no nos lo pueden asegurar.


 


¿Qué opinas de estos grupos que buscan participar en la mejora de la sociedad?


La verdad me encanta ver que aún hay gente que no solo se quejan de lo que pasa en la sociedad, si no que de verdad quieren ver un cambio y que trabajan por ello.


 


¿Qué opinas de tu ciudad? ¿te gusta?


Me gustaría decir que sí, pero la verdad no me encanta, solo le tengo cariño por las amistades que he hecho y por mi familia.


 


¿Cuándo termines tu carrera piensas establecerte aquí? Si no y porque


De hecho, ni siquiera quiero estudiar la carrera aquí, porque desafortunadamente, hay mejores oportunidades en otras ciudades no solo de México sino de todo el mundo, siento que el nivel de educación aquí no es el mejor y quiero tener un futuro exitoso y no siento que aquí pueda alcanzarlo.


 


¿Cómo te sientes en tu país?


Estoy decepcionada, México es un gran país con potencial para ser de primer mundo, pero desafortunada mente el nivel de educación no es el mejor, y eso lleva a muchos de los problemas que tenemos y a la situación del país.


 


Si tuvieras el poder -como de una vara mágica- ¿Qué harías?


Haría varias cosas, pero para que la situación mejorara, haría que para empezar todos los niños y jóvenes fueran a la escuela y lo valoraran, creo que la solución para muchos de los problemas es la educación y si empezamos por ahí, el mundo sería diferente, México sería diferente; y bueno para resolver la situación actual, desearía que no hubiera inseguridad (o que fuera mínima) y que no hubiera corrupción, ojalá fuera tan fácil  como agitar una varita mágica y hacer que todo esto sucediera.


Y ahora usted, amable lector hombre, mujer adulta, educador, mamá, papá, abuelo, tío, primo mayor con esta declaración ¿Qué hará? ¿cuáles son sus pasos a seguir? ¿cómo devolverle la confianza a Mariana y la credibilidad? ¿cómo mostrarle que si somos mexicanos despiertos y no estamos anestesiados? ¿cómo fomentar sus ganas de quedarse en este pueblo amado? Usted ¿ya sabe, me cuenta? Lo leo y escucho.


Participaciones:  [email protected]


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx