¡De la greña!

¡De la greña!

Deportes
|

Es al greñero de Memo Ochoa en lo único que podemos confiar. 

Memo, que se la ha pasado en su estancia por el Viejo Continente en equipos de mediana categoría europea, muestra un nivel de élite.  Fotos: Especial.


A unos días para que México debute en el Mundial, esto está de la greña. Y precisamente es al greñero de Memo Ochoa en lo único que podemos confiar. 


Ante Dinamarca, la llamada ‘generación de oro’ del Tri en Europa enseñó el cobre. Fue el último duelo de preparación, pero seguramente no fue la última rotación en un sistema que marea a lo táctico y lo estratégico.


Resultado de imagen para memo ochoa periódico am


Si en algo estoy de acuerdo con Juan Carlos Osorio es en el asunto de tener a un portero titular para el Mundial, a la espera de que no se le ocurra otra barbaridad. Memo, que se la ha pasado en su estancia por el Viejo Continente en equipos de mediana categoría europea, muestra un nivel de élite. 


Los manotazos del sábado ante los daneses evitaron una goleada que hubiera puesto las alarmas a todo lo que dan. 


Cómo no traer a la mente el recuerdo de aquel partidazo que se aventó contra Brasil en el Mundial de 2014.


Pero el guardián de la cabellera rizada no lo puede todo, hay que darle respiro y jugar de manera contundente en el campo del rival. Este Tri no enseña las armas pero sí su vulnerabilidad, y si eso lo vemos todos, qué decir de los alemanes, suecos y coreanos. 


Hace unos meses la esperanza de México recaía en los botines del Chucky Lozano, pero hemos visto que en el México de Osorio la capacidad ofensiva se ha escondido. Este Tri soba mucho el esférico y no entierra el puñal. 


Que si Chucky-Chicharito-Vela, que si Aquino-Oribe-Tecatito, que si con Jiménez, que si a la inversa, que si otras cinco combinaciones. No se trata de agudizar el pesimismo, simplemente las estadísticas son frías: de los últimos cinco juegos de México ninguno de los atrás mencionados ha anotado gol para la causa nacional.


Al Predicador no le cuadran las piezas de un rompecabezas que él mismo revolvió y al que ya no le halla la figura.


Resultado de imagen para selección mexicana 2018


Aunado a las debilidades arriba, otros sufrimientos los vemos en zona defensiva y más cuando a los tricolores les ponen enfrente equipos que tienen consolidada una forma de atacar.


Es evidente que la válvula de seguridad ya no está en Rafa Márquez como lo fue en los cuatro Mundiales anteriores.


En la zona central no nos queda claro quién liderará, tal vez deba recaer esto en un Héctor Moreno y no en los debutantes mundialistas Ayala y Salcedo. Sin embargo, el liderazgo no se hereda, se trabaja y gana en la cancha.


Es por ello que todo apunta a refugiarnos en la última trinchera, ahí donde se ubica Memo Ochoa y sea él quien contenga y repliegue los bombazos europeos y orientales.


En Copenhague fue un ensayo mucho más serio, no como contra Gales, no como contra Escocia, y a eso se debe esta preocupación por más que el colombiano predique que el Tricolor está para hacer un gran Mundial. 


Si en la justa más importante del futbol estás para hacer un milagro, quiere decir que no estás bien. Hoy se pide un milagro y que Memo mueva la greña porque en sus guantes estamos.