Entre rezos, calor y sueño

Entre rezos, calor y sueño

Local
|

Los candidatos a la gubernatura mostraron los ánimos bajos durante el debate.

El calor hizo de la suyas. Foto: Especial


Desaparecieron los candidatos. Sí, ayer el ánimo y las ganas se les olvidaron a los competidores por la gubernatura de Guanajuato.



Hasta un rosario se echó Ricardo Sheffield antes de iniciar el segundo debate organizado por el Instituto Estatal Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG).



Diego Sinhue Rodríguez Vallejo dejó el nervio ‘agarra ropa’ que mantuvo en los anteriores debates.



Los otros tres, Bertha Solórzano Lujano (Nueva Alianza), Gerardo Sánchez García (PRI) y Felipe Arturo Camarena (PVEM), estaban frescos y no por el clima, porque el foro en donde se llevó a cabo el debate ‘ardía’, el público fue muestra de ello, los abanicos nunca dejaron de agitarse.



Frescos y relajados, quizá porque a poco más de dos semanas de que sea la elección ni siquiera figuran en los tres primeros lugares de las encuestas.



Por ello, Gerardo Sánchez estuvo más callado de lo usual, ni de los ‘pantalones’ que dice tendrá al gobernar habló, históricamente el Revolucionario Institucional al que representa ha sido quien le pise los talones a Acción Nacional, ahora no es así.



Y los punteros y ex compañeros panistas lo supieron desde que inició el debate.



El tema de migración sirvió para escuchar propuestas a favor de los paisanos que año con año regresan al estado, pero también para “calentar” el ambiente.


“¿De dónde va a salir el dinero para los migrantes? Saldrá de ya no robar 2 mil 500 millones que el Gobernador ha desfalcado a Guanajuato en lo que va del sexenio con su compadre ‘Gallo’ Barba”, lanzó Sheffield Padilla, que no dejó de presumir su lista de acciones cuando fue alcalde de León.



En la educación, a Felipe Arturo Camarena se le olvidó que es una competencia.


“Y lo acaba de decir mi compañero Ricardo, hay que impulsar la educación”, dijo.



Sánchez García también hizo equipo con Sheffield para irse contra Rodríguez Sinhue que ni se inmutó, más incómodo y abochornado se vio el líder panista Humberto Andrade que en el foro prefería no prestar atención cuando hablaba el ex panista.



Los ánimos ‘medio’ se encendieron cuando tocó el turno de hablar de la obra pública y el recurso en ella.



La pregunta a Diego Sinhue llevaba entre líneas la asignación de la construcción del libramiento de Silao que hizo Gobierno del Estado a Grupo México. Pero dejó en el aire responder cómo haría para evitar la secrecía en el recurso asignado a obra.



Fue en la siguiente pregunta que Sheffield se encargó de recordarle el asunto.


“El que te puso se la pasa clasificando (información), queda claro que te nombró a ti como candidato para que seas su tapadera”, aventó Sheffield, que ya lucía abochornado.



El formato del debate contuvo un espacio de diálogo con tres minutos para cada candidato, por primera vez le alcanzó el tiempo a la maestra Bertha Solárzano para exponer sus ideas.



Pero el resto de los candidatos no supo qué hacer con los 180 segundos que les regalaron y hasta ocultaron el micrófono.



Llamaba más la atención la gente de producción que no dejó de moverse, de callar a los asistentes y de pedir que los celulares estuvieran en modo avión.



Hasta que apareció una rebelde.



Sheffield Padilla estaba por cerrar su despedida a manera de spot como lo hizo el resto, pero una voz al fondo gritó: ¡Corrupto!
En el foro todos despertaron y buscaron a la mujer que a la salida estuvo insistente
, y acusó de corrupción al ex panista.



Los candidatos se despidieron de abrazo, les quedan unos días para que, al igual que en el foro, calentar los ánimos o esperar a que la gente cambie de canal y no salga a votar.