Video. Detienen a mujer por transportar a sus nietos en jaulas de perros

Video. Detienen a mujer por transportar a sus nietos en jaulas de perros

Mundo
|

La mujer les dijo a los niños que debían ir en las jaulas porque en los asientos del coche no había suficiente espacio.

La policía ha interrogado a los menores, de siete y ocho años, que se quejaron de que en el viaje pasaron mucho calor. Foto: Especial.


Una mujer abre la puerta de un transportín para perros en el maletero de su coche. Pero en vez de salir una mascota, sale una niña de unos ocho años. Estas imágenes forman parte de un vídeo grabado con el teléfono móvil por un ciudadano en Memphis en el suroeste del estado de Tennessee (EE UU). 


La mujer que abre la puerta del habitáculo, Leimome Cheeks, tiene 62 años y ha sido detenida por llevar a sus dos nietos durante más de 40 minutos en dos transportines para perros en el maletero de su coche, según informa la cadena Local Memphis.


Cheeks les dijo a sus nietos que debían ir en los transportines porque en los asientos del coche no había suficiente sitio para que se sentaran de forma segura. El vídeo en el que sale Cheeks, que ha sido acusada de dos cargos de maltrato infantil, se ha hecho viral en Facebook. Varios usuarios de la red social han denunciado lo ocurrido a las autoridades.


La policía ha interrogado a los menores, de siete y ocho años, que se quejaron de que en el viaje pasaron mucho calor. Cheek llevó a los niños desde Whitehaven a Collierville. Es decir, primero realizó un trayecto de 40 kilómetros unos 35 minutos en coche, según Google Maps. Después los llevó al centro de la ciudad. Y todo con una temperatura de 35 grados dentro del coche, según ha confirmado ella misma en una declaración jurada.


El caso ha causado conmoción en el vecindario de esta mujer de 62 años. "Es impactante, realmente lo es. Solo la vi una vez, tal vez dos veces. Ella parece una buena mujer. No me la imagino haciendo eso ", ha contado a la misma cadena Skylarr Blake, una mujer que vive al lado de Cheeks. Otro vecino, Nikita Blake, ha considerado que la situación es "muy triste": "Parece que ha tenido lugar un infierno aquí mismo, hace mucho calor ".