Celebran el 150 aniversario del natalicio de Felipe Ángeles en casa museo de Zacualtipán

Celebran el 150 aniversario del natalicio de Felipe Ángeles en casa museo de Zacualtipán

Local
|

La Jornada Cultural en honor al general Felipe Ángeles busca reivindicar el legado de justicia, democracia y soberanía nacional que aportó.

Foto: Especial.

El revolucionario Felipe Ángeles, oriundo de Zacualtipán, Hidalgo nació el 13 de junio de 1868 y para celebrarlo se desarrollan actividades del 11 al 15 de junio en la Casa Museo de la localidad, que lleva el nombre del militar.

En un evento en coordinación con el ayuntamiento del municipio y la Universidad Tecnológica de la Sierra Hidalguense (UTSH), se llevó a cabo el relato de los Cuentos Revolucionarios, por Alfredo Ávila. 

Este homenaje busca enaltecer la vida de hidalguenses ejemplares para que sean guía de generaciones presentes y venideras, además de enriquecer el acervo de la Casa Museo con 26 piezas donadas, pertenecientes al militar y a sus padres.

Además de este evento se realizó el taller de dibujo y el rally cultural "Militar que merece ser recordado” a cargo de Sandra Burgos Barrón; una ofrenda floral; la inauguración de la exposición conformada por las 26 piezas aportadas por el profesor, Andrés Jorge Vázquez, en conjunto con Hermelindo Guillermo Arenas de Xochicoatlán, Hidalgo.

La importancia de recordarlo

Fu uno de los hombres mejor preparados del ejército en el manejo de la artillería, escribió libros de texto sobre geometría, balística y física. En julio de 1912 el presidente de México, Francisco I. Madero lo envió a combatir a los zapatistas en el estado de Morelos.

Abandonó el uso de los procedimientos más violentos para combatirlos y se ganó el respeto de Emiliano Zapata. Fiel a Madero durante la Decena Trágica, luchó contra los rebeldes. Fue aprehendido con Madero y Pino Suárez, y se le desterró a Francia. 

Regresó a México y se unió a la causa de Francisco Villa, donde conjuntó sus conocimientos tácticos con la estrategia del guerrillero. Derrotado Villa en 1915, partió a los Estados Unidos. En 1918 regresó a combatir con Villa, pero por sus diferencias de opinión se separó de él y continuó su lucha contra el carrancismo.

 Traicionado, fue aprehendido por tropas del gobierno y acusado de rebelión. Fue juzgado y fusilado en Chihuahua en 1919. Sus restos se encuentran ahora en la Rotonda de los Hidalguenses Ilustres.