Tres rápidos y breves comentarios
Tres rápidos y breves comentarios

Tres rápidos y breves comentarios

Opinión
|

OPINION


En el artículo de la semana pasada dije que lo que pudiera suceder en los siguientes días según se fueran acumulando las cifras de votos y conforme a ellas la figura del candidato triunfador se fuera afirmando, podrían ser las reacciones tanto del ganador como de los perdidosos, en la inteligencia de que para ese momento los conteos preliminares ya determinaban a Andrés Manuel López Obrador como el que obtendría la mayoría de votos con una distancia muy considerable al segundo y tercer lugar. Se temía, por algunos sectores sociales y empresariales que habían venido luchando para evitar que el candidato de Morena y aliados resultara triunfador, que este en la situación de Presidente electo endurecería su posición en relación a algunos temas que ya desde la campaña había señalado como fundamentales en el gobierno que encabezaría, pero también su actitud y comentarios en lo relativo a dirigentes empresariales y dueños de empresas muy importantes de México, que si bien se había atemperado unos días antes de la elección después de reuniones con estos, podría sin embargo, como antes dije, volver a la rispidez inicial. Pero para beneplácito de la mayoría, las aguas se tranquilizaron y entraron en una calma que parece continuará cuando menos hasta el 1 diciembre en el que el recién electo Presidente tome posesión. En efecto, no dejó de causar una relativa sorpresa, agradable por cierto, el que el mismo domingo en sus discursos, López Obrador estuviera tranquilo y sin buscar pleito con los perdidosos, pues por el contrario los trató con mucha decencia. Sí, ciertamente reiteró algunos aspectos de su plan de gobierno que les quita el sueño a algunos de los políticos que pronto abandonarán el gobierno, pero, sin embargo, no lo hizo con la agresividad de ocasiones anteriores. Incluso se refirió al Presidente Peña Nieto para hacer notar su respeto al proceso electoral. A lo anterior se agregó algo que creo sólo en una ocasión había sucedido, la declaración del actual Presidente de la República aceptando y felicitando al reciente ganador por ese triunfo. Además, los otros candidatos unas horas después de comenzar a conocerse los datos proporcionados por las encuestas de salida y por el conteo rápido, declararon también haber sido superados. La situación posteriormente inmediata a la elección pintaba muy bien, además lo que vino a tranquilizar a todo mundo y a dar un matiz especial, fue que miércoles y jueves posteriores al domingo en que se efectuó la elección, las dos instituciones empresariales que habían cuestionado muy gravemente al ahora Presidente electo (o casi) cambiaron su imagen de enemigos e hicieron declaraciones públicas felicitándolo y mencionando su decisión de trabajar en conjunto y prestarle apoyo en algunos de sus planes, es más, varios empresarios de manera particular en los periódicos y en la televisión fueron particularmente elogiosos, hasta el grado que fueron criticados por algunos analistas políticos y conductores de noticieros de televisión por considerar que habían tenido una posición poco digna al respecto.
En fin, la situación política se tranquilizó y muchas de las cosas inquietantes cosas esperadas no van a suceder. Parece que ahora todo se traduce en hacer pronósticos acerca de si las promesas del próximo Presidente podrán ser cumplidas; pues en efecto, hay cambios prometidos que por sí mismos son contradictorios y habrá que solucionarlos con mucha política, pero también otros más que son de tipo económico  que difícilmente podrán conseguirse sin aumentos de impuestos, que también se dijo no habrá. El EZLN pronostica, no habrá cambio, las cosas seguirán igual.
El segundo comentario es sobre algo inusual. Como casi siempre en la temporada de lluvias, en nuestro Estado se inundan distintos lugares, algunos de ellos de manera frecuente, casi diríamos sistemáticamente. Parte de eso es porque cuando las presas están llenas se abren las compuertas y entonces los cauces de los ríos y canales no son suficientes para desfogar el caudal que reciben y se producen inundaciones importantes incluso en ciudades. Aunque esto sucede casi siempre cuando las lluvias aprietan, las quejas no mueven a que las cosas se arreglen disminuyendo los caudales que se desfogan y los campesinos y los habitantes de ciertos lugares tienen que sufrir esa situación. Pero eso ahora comenzó a cambiar, el Gobernador intervino para que se disminuyera el volumen del desfogue, de 280 m³ por segundo a 110 de la presa Allende. Por qué esa novedad.  Quizá porque la inundación afectó a la planta de fábrica de coches Honda que es japonesa y económicamente importante para la región e incluso para el país. Otra pregunta que habría que responder es, cuáles son los nombres de los expertos consultados para la apertura de la presa en las condiciones realizadas según dijo el Gobernador. Y una curiosidad, cómo fue que convencieron a los japoneses de que esa fábrica de automóviles se instalara cercana al río Laja que con mucha frecuencia inunda los terrenos aledaños.
Tercer comentario más rápido aún que los anteriores. La selección mexicana de fútbol, quiere ser grande pero no se decide a intentarlo con audacia. Practican un juego ratonero y poco efectivo, juegan a no perder. Siguen presentes, pues, los ratoncitos verdes, que rastrean a la sombra de la oliva. Perdón Díaz Mirón. 
 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx