En esta ciudad no quieren las rentas y hogares compartidos, ni a Airbnb, para evitar huéspedes borrachos
En esta ciudad no quieren las rentas y hogares compartidos, ni a Airbnb, para evitar huéspedes borrachos

En esta ciudad no quieren las rentas y hogares compartidos, ni a Airbnb, para evitar huéspedes borrachos

Mundo
|

La ciudad española no quiere rentas u hogares compartidos porque luego los huéspedes se ponen ebrios y se avientan de las ventanas.

Bajo las nuevas reglas de Palma, sólo los propietarios de townhouses independientes tendrán permitido rentarlos a turistas. Foto: Especial


En los veranos, Mallorca y sus islas hermanas frente a la costa este de España alguna vez fueron un destino discreto para los cultos, famosos y ricos. En el siglo 19, el compositor Frédéric Chopin y su pareja, la escritora George Sand, figuraban entre los que buscaban su clima mediterráneo.

Aún vienen las celebridades, pero en años recientes, se han sumado las aerolíneas económicas y los paquetes de tours, con británicos y otros en busca de vacaciones económicas bañadas en alcohol.

Ha llegado al grado en que algunos hoteles en el puerto de Magaluf han recubierto sus balcones con paneles de vidrio para evitar que salten clientes ebrios. Normalmente caen en piscinas, pero a veces no. A principios de junio, un turista de 20 años se convirtió en la segunda persona en caer a su muerte.

Luego está Palma, la Capital más tranquila y refinada de la isla, a una media hora en auto a lo largo de la costa, donde el Alcalde está erigiendo su propio tipo de barrera para los turistas: se ha convertido en la primera ciudad española en prohibir la renta a corto plazo de departamentos a través de Airbnb y otros sitios de hogares compartidos.


“Queremos que Palma se mantenga habitable para sus residentes”, declaró el Alcalde Antoni Noguera. “Creemos que estamos imponiendo una tendencia, porque hay muchas ciudades en Europa que tienen el mismo problema”.


Airbnb y otros ya habían estado enfrentando una reacción negativa. Amsterdam y Paris se cuentan entre las ciudades europeas que decidieron limitar el número de días que la gente puede rentar sus departamentos.

Bajo las nuevas reglas de Palma, sólo los propietarios de townhouses independientes tendrán permitido rentarlos a turistas. Cualquiera que ofrezca una renta a corto plazo en un edificio de departamentos se arriesga a una multa de hasta 40 mil euros.

Los detractores de Airbnb insisten en que quieren contener el turismo, en vez de frenarlo. Después de todo, el sector representa alrededor del 40 por ciento del PIB de Mallorca.

No obstante, ven las rentas a corto plazo como un ataque frontal al tejido social de su Ciudad, reduciendo la oferta de vivienda y haciendo que Palma sea prohibitiva para sus 440 mil residentes. El año pasado, los precios en el mercado secundario de vivienda de Palma se elevaron al ritmo más rápido entre las ciudades españolas, de acuerdo con algunos estudios.

Los residentes hartos han colgado pósters desde sus balcones, mostrando a una mujer con un carrito de compras usando un bastón para ahuyentar a los turistas con sus selfie sticks y equipaje de mano. “La Ciudad es para quienes viven en ella, no para quienes la visitan”, reza el póster.

Joan Miralles, presidente de Habtur, asociación que representa a los propietarios de casas que rentan a turistas, dijo que los políticos han hecho de Airbnb el chivo expiatorio por su incapacidad para controlar el auge turístico y construir viviendas más económicas.

En vez de ello, los políticos cedieron ante la presión del cabildeo hotelero, en una isla que es sede de cuatro de los cinco operadores de hoteles internacionales más grandes de España.

Para Manel Domènech, quien encabeza una de las asociaciones vecinales que promovieron el veto, los residentes deberían tener el derecho de vivir sin sufrir los excesos del turismo.


“Está bien que tu vecino celebre su cumpleaños una vez al año, pero no quieres tener una fiesta arriba de tu cabeza cada semana”, apuntó Domènech.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx