Razones y Sinrazones de AMLO
Razones y Sinrazones de AMLO

Razones y Sinrazones de AMLO

Opinión
|

Perspectiva.


Más pronto de lo que imaginamos el paisaje del País se pintará con los colores de la ideología (las ideas) de Morena y su líder. El triunfador se muestra sereno, conciliador y responsable. Pero están en el ambiente de incertidumbre las promesas “populares” de AMLO. En ellas hay buenas razones y muchas sinrazones. Veamos. 


Razón 


La corrupción y la violencia llevaron al País a la cornisa donde podía desaparecer el Estado. El saqueo de Veracruz fue una muestra del grado de descomposición de los gobiernos del PRI. Igual Nuevo León, Chihuahua, Tabasco y la propia administración del Gobierno Federal. Los estados panistas no se salvaron de la rapiña, como sucedió en Sonora con Guillermo Padrés.



Viene la “estafa maestra” que no se investiga a pesar de los miles de millones de pesos desviados desde la Secretaría de Desarrollo Social; igual la corrupción esparcida por la constructora brasileña Odebrecht, desde la administración de Calderón, hasta bien entrado el sexenio de Peña Nieto. Qué decir de la fuerza y determinación con la que Javier Corral puso en evidencia los desvíos del erario de Chihuahua para las campañas del PRI.



Exasperado, humillado y sin esperanza, el elector cobra la cuenta en las urnas. Ni el PAN de Fox o Calderón entendieron el mandato. Pronto se les olvidó la promesa de atrapar a los “peces gordos” del PRI y mejor se aliaron con ellos en sindicatos, ministerios y empresas paraestatales.



Carlos Salinas de Gortari pensó que la gente perdonaría su corrupción y la de su familia por los logros del TLC y las reformas de su sexenio. Se equivocó. Igual le pasó a Peña Nieto cuando imaginó impunidad gracias a las reformas. Llegó al poder rodeado de empresas y constructoras, de gobernadores bandidos, como nunca los habíamos visto. AMLO aprovechó esas debilidades del contrincante y barre en la elección. 



Razón


La distribución de la riqueza o la movilidad social se estancaron en los tres sexenios. El crecimiento se concentró en las grandes empresas.


En eso Fox fue un maestro. Cobijó a los monopolios, los sirvió y al final lo premiaron con su Centro Fox. Si las mayorías no reciben el beneficio del crecimiento, aunque sea lento, votan por quien no deja de prometer y prometer una mejor condición en salario, ingreso, seguridad y paz. Qué decir de adultos mayores y estudiantes que no entran a las universidades. Toda la izquierda y una nueva generación de votantes creen en sus promesas.



Razón


El Gobierno creció mucho en burocracia y corrupción cotidiana. No hay que ser vidente para comprenderlo. Estamos poblados de dispendio y burocracia, de ineptitud y carga para el ciudadano. Los recursos se esfuman en programas asistencialistas, en proyectos que no funcionan (un ejemplo sencillo es El Zapotillo) pero podríamos pasarnos días describiendo cómo se tiran nuestros impuestos. Pagamos mucho por gobiernos que no funcionan y llenan sus días inventando concesiones y empresas para delegar lo que les corresponde y cobrar un porcentaje de lo que pagan.



Sinrazón


Hay sinrazones que chocarán con la realidad y son puro populismo. Una de las más graves sería subsidiar la gasolina frente al aumento previsible en el precio del petróleo. La gasolina subsidiada favorece a quienes más tienen en detrimento del erario que debería ser para invertir en los que menos tienen. Si de verdad AMLO quiere que sean primero los pobres, por el bien de todos, no se puede quemar dinero del erario en los motores. 


(Continuará) 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx