Malú Mícher, el rostro de la oposición o ¿el antiCristo del PAN?

Malú Mícher, el rostro de la oposición o ¿el antiCristo del PAN?

Opinión
|

Es el personaje más valorado en Guanajuato por AMLO.


Malú Mícher será el rostro de Morena en Guanajuato. 


Es el personaje más valorado en Guanajuato por AMLO, virtual presidente electo, y Marcelo Ebrard, ya nombrado como el futuro secretario de Relaciones Exteriores. 


Obtuvo, según el PREP del INE, 592 mil 822 votos, prácticamente la mitad de los votos obtenidos por la fórmula panista encabezada por Alejandra Reynoso y Erandi Bermúdez, pero con la ventaja de disponer del cobijo del gobierno federal electo. 


Vale la pena destacar que Mícher obtuvo muchos más votos que la fórmula priísta encabezada por la priísta Azul Etcheverry, y que de los votos recibidos del extranjero, recibió más sufragios que los obtenidos por Reynoso-Bermúdez: 2 mil 751 por 1,331 de los frentistas. 


Mícher es leal a López Obrador desde que Fox y su administración emprendieron en su contra la campaña del desafuero. Malú, entonces legisladora federal, llevaba a la tribuna sus reclamos contra las acciones que pretendían juzgar al entonces jefe del gobierno del Distrito Federal. “No al desafuero”, decían las cartulinas que la académica de la Ibero León.


Ella buscaba materializar una nueva vía de hacer política e implementar programas sociales desde que impartía la asignatura de ‘Integración universitaria’ en la Universidad Iberoamericana León. 


Como profesora e investigadora en asuntos de derechos humanos, siempre en complicidad con su esposo David Martínez, ambos militantes perredistas, abrazaron las causas de la izquierda, desde que ostentaban cargos partidistas, legislativos o incluso en la Casa de Apoyo a la Mujer.


Martínez optó por equilibrar más su papel académico con su intervención política, pero Mícher se convirtió en un alfil de Marcelo Ebrard al encabezar el Instituto de la Mujer de la Ciudad de México en el sexenio en que la interrupción legal del embarazo fue una realidad en la capital del país. A partir de entonces, el DF, ahora CDMX, fue presumido como una ‘Ciudad de libertades’, y en ello intervino Malú, en un Instituto que en muchas entidades es un elefante blanco, pero que en la capital del país se convirtió en un verdadero instrumento de acompañamiento. 


Terminado el sexenio de Ebrard, y tras la segunda derrota electoral de AMLO, ante Peña Nieto, Malú siguió leal al que fuera su jefe. 


Exiliado en París tras el escándalo de la Línea 12 del Metro, Marcelo apoyó después al equipo de Hillary Clinton en su campaña contra Trump y en algún evento con la comunidad hispana en Estados Unidos apareció Malú Mícher. 


Ya integrada a Morena, y encarrilada en el partido fundado por López Obrador, la académica y política nacida en la Ciudad de México, pero forjada en León, se reincorporaba al activismo social de la mano del personaje que tal vez habría sido el único capaz de vencer a Peña Nieto en el 2006, pero que no se atrevió a generar un enfrentamiento en una izquierda que ya palidecía. 


Ebrard resistió y ahora le llegará su momento: enfrentar a Trump a partir de 2019, en la encomienda que le fue conferida por AMLO: renegociar el TLC y pelear por los intereses de los paisanos que radican en Estados Unidos. 


A esos dos personajes, López Obrador y Ebrard, Malú les ha guardado lealtad desde hace tres sexenios. Y ahora le corresponderán esa confianza respaldándola en el único bastión que se le resista al todopoderoso partido gobernante.  


No se confundan: ni Chico, ni Oviedo, ni Sheffield, quizá un poquito Antares Vázquez. 


El rostro de la oposición en Guanajuato lo encarnará Martha Lucía Mícher Camarena. 


El autor es Director Editorial de los sitios de noticias de Prowell Media Group. 
Twitter: @memocrois
Comentarios: [email protected]