Egresa la generación de los 43 normalistas desaparecidos

Egresa la generación de los 43 normalistas desaparecidos

México
|

Algunos se convirtieron en profesores porque lograron salvarse esa noche. 'Los ausentes estuvieron presentes'.

Hay un estudiante en coma, además de las personas de las que no se sabe nada aún. FOTO: Tomada de UniMexicali.


La generación 2014-2018 de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa egresó este viernes; lo que tuvo que ser un día de celebración, se convirtió en un remolino de emociones. En la explanada del centro educativo, esta mañana hubo alegría, pero también tristeza y enojo por los que no pudieron llegar.


En la celebración de egreso, donde no hubo padrinos de generación, el festejo fue discreto. La generación de recién egresados quedó incompleta cuando apenas iniciaban con sus estudios. La noche de 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, en menos de 10 horas, asesinaron a tres estudiantes: Julio César Ramírez, Daniel Solís y Julio César Mondragón Fontes, mientras que Aldo Gutiérrez Solano se encuentra en estado vegetativo, debido a un disparo que recibió en la cabeza. 



Como hasta ahora se ha documentado, otros 42 fueron desaparecidos por la Policía de Iguala y hombres armados. En la explanada de Ayotzinapa, 73 jóvenes llegaron a su graduación. Los padres y madres de los 43 jóvenes no asistieron.


De acuerdo con uno de los pocos dirigentes sociales que asistieron, algunas de las razones por las que los papás no llegaron es que no querían toparse con una cruenta realidad: no ver a sus hijos vestidos de traje azul recibiendo sus documentos que los acredita como normalistas.
En la celebración, "los ausentes estuvieron presentes" con el grito de "Justicia", que fue una palabra que se repitió muchas veces. "Justicia, por los tres asesinados y los 43 desaparecidos, para Aldo que está en coma".



Cuitláhuac Mondragón, tío de Julio César Mondragón Fontes, exigió justicia por el asesinato de su sobrino, pero también pidió la presentación de los 43 estudiantes. Julio César Mondragón murió cuando le despegaron el rostro, que de acuerdo con los indicios, esto pudo ocurrir cuando aún estaba vivo.


Este viernes terminó un ciclo: hoy unos cumplieron sus sueños, se convirtieron en profesores porque lograron salvarse esa noche de septiembre, mientras que otros 43 continúan desaparecidos.