Las medidas de Olga

Las medidas de Olga

Opinión
|

Acento de Mujer.


Todavía no toma protesta el gabinete del presidente electo y la designada para fungir como titular de Segob, Olga Sánchez Cordero, ya anda desatando polémicas. Temas como la legalización de la marihuana para fines farmacéuticos, lúdicos y recreativos, así como su siembra, cosecha y trasiego han sorprendido, ya que éste y otros temas que la futura secretaria tiene en su agenda no se mencionaron durante la campaña de AMLO.



Tampoco López Obrador fue específico en el tema del aborto, ni fijó postura alguna. Es por esta razón que sorprenden las iniciativas de la futura titular de la Segob. En una entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, Sánchez Cordero dijo que buscará aprobar la despenalización  del aborto para la extinción de bebés antes de las 12 semanas de gestación.



Hace unos días vi una serie televisiva que se desarrolla en 1850. Una criada queda embarazada del patrón después de promesas falsas que él le hizo para seducirla. En esa época las mujeres eran culpables y únicas responsables de cualquier embarazo. Ante la pobreza, el rechazo social y la total irresponsabilidad y compromiso por parte de los padres, las mujeres quedaban en un estado de vulnerabilidad  y desamparo terribles, por lo cual con mucho dolor e incertidumbre de su desolado futuro decidían deshacerse de su criatura arriesgándose a perder la vida en el intento.



Es increíble pero poco ha cambiado la situación de las mujeres con embarazos inesperados desde entonces, ya que siguen muchas de ellas solas padeciendo de la falta de apoyo que se requiere para tener y crecer a una criatura, y ante ese desamparo y soledad terminan por sacrificar al bebé. La misma Sánchez Cordero ha dicho que es una decisión sumamente difícil y que ninguna mujer quisiera abortar. Entonces, ¿por qué no apoyar con políticas públicas e infraestructura esas necesidades de las madres desamparadas? ¿Qué opción tienen? Cuando no hay alternativas reales no existe una verdadera libertad para decidir. Es igual que en 1850.



Ante este panorama me pregunto qué tan justo es para las mujeres embarazadas que no quieren o no pueden con los gastos ni con la responsabilidad y tiempo que se requieren para  crecer  a una criatura, verse orilladas a deshacerse de su hijo/a. La ex ministra Sánchez aseguró que le parece “una buena medida” que el límite para terminar con la vida en el embarazo sea de menos de 12 semanas. Según su “medida”, en esta etapa de gestación el bebé no tiene todavía corteza cerebral y por lo tanto no sufre, no es persona todavía, o como dicen otras opiniones es una bola de células y no tiene derechos.



Sobre este punto es importante considerar el descubrimiento del Dr. Bernard Nathanson, un ex abortista que relata a través de una película de ultrasonido el sufrimiento que vive un menor de 12 semanas dentro del vientre materno al ser abortado por succión. En el filme se muestra a una niña de 10 semanas de vida que juega, se mueve y se chupa el dedo pulgar. Cuando el instrumento tocó la pared uterina la niña se repliega protegiéndose mientras sus pulsaciones aumentan en señal de miedo. Con horror se ve cómo el cuerpecito es descuartizado pieza por pieza mientras se convulsiona y trata de esquivar el instrumento cortante.



No debería hablarse sólo del aborto como “solución” o “derechos”, sino de garantizar la prevención integral de embarazos y de atención a la salud. Sobre esto, ¿no dice nada Cordero? Y de políticas de apoyo para mujeres embarazadas y sus bebés, ¿tampoco?



En la opinión del ministro de Salud de Argentina, Adolfo Rubinstein, “la mortalidad materna se reduce no por el aborto legal, sino por las mejoras en las condiciones de vida”. “El aborto legal será solamente una forma de negar y perpetuar la pobreza”.
 


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx