La comida callejera también es saludable

La comida callejera también es saludable

Cocina
|

Los antojitos no son sinónimo de comida chatarra. Conoce cuáles son las mejores opciones para comer saludablemente a pie de banqueta.

Foto: El Universal.

Con el acelerado ritmo de vida que hoy tenemos, sobre todo los que vivimos en la Ciudad de México, resulta casi imposible ir a casa a comer.

Las alternativas callejeras resultan ser  seductoras, versátiles, prácticas y económicas ya que en cualquier lado se pueden encontrar; basta con salir de la ocina o escuela y dejarse seducir por la abundancia de opciones que se cocinan al ras de la acera como tacos, quesadillas, sopes, tortas y más. 

Sin embargo, la mayoría de estas opciones suelen tener fama de ser engordadoras y poco saludables, pues se les asocia de ser grasosas y poco higiénicas como burritos, sándwiches o sopas instantáneas de mala calidad con conservadores y potenciadores de sabor que, en exceso, pueden aumentar el riesgo de padecer alguna enfermedad relacionada con el sobrepeso y obesidad.

1. Tacos de guisado

Los tacos son una de las formas de comer más representativas de México y, aunque es difícil de creer, pueden llegar a ser una excelente opción. La clave  está en el relleno y en elegirlos siempre con tortilla de maíz, y sin copia, es decir, con una sola tortilla (aunque ésta sea chiquita).

Procura: Rellenos de origen vegetal como: nopales, verdolagas y rajas sin crema. Guisos e ingredientes  como: tinga, huevo, puntas de lete, pollo, bistec, hígado, picadillo, chile relleno sin capear y cecina.

Evita: Rellenos con crema, gratinados o capeados. Guisos como: chicharrón, chorizo, chuleta, longaniza, cochinita, salchicha, papa y mole.

2. Quesadillas y sopes

Los chilangos comemos quesadillas sin queso y optamos por rellenar tortillas alargadas con tradicionales platillos, lo mismo hacemos con los sopecitos. Al igual que en los tacos, para hacer de estos antojitos un plato saludable, hay que cuidar el relleno.

Procura: Quesadillas y sopes al comal. Rellenos: champiñones, huitlacoche, or de calabaza, tinga (pollo o res), picadillo, rajas sin crema, carne deshebrada, requesón o quesillo.

Evita: Aquellos que fríen en aceite. Rellenos: papa con chorizo, chicharrón o sesos.

Un dato:  la salsa que le ponen a los sopes es rica en vitamina C, lo que mejora la absorción del hierro de los frijoles.

3. Tortas

Las tortas forman parte de la comida callejera tradicional. Sin embargo, no se caracterizan por ser muy saludables. Por un lado, el cereal que utilizan como base es el bolillo, el cual es rico en harinas renadas que carecen de bra y nutrientes. Por otro, los rellenos suelen ser embutidos y carnes ricas en grasa.

La clave está en cuidar el tamaño de la torta, procura que la medida sea de un bolillo mediano.

Procura: Aderezar con mostaza y chiles chipotle o en vinagre.

Rellenos: aguacate, pierna de cerdo, quesillo, queso fresco, huevo y pollo.

4. Elotes y esquites

Además de ser el antojo de media tarde por excelencia, pueden llegar a ser nutritivos y no sabotear tus buenas intenciones de cuidar la línea, siempre y cuando los consumas con la preparación tradicional.

Procura: Comerlos por la tarde ya que, por la noche, además de que baja la actividad y lo que no se gasta el cuerpo lo guarda (en forma de grasa), pueden provocar acidez y reujo.

Evita: Agregar crema o mayonesa a los esquites. El exceso de sal.

5. Tlacoyos

Los que vivimos en la Ciudad de México tenemos la dicha de poder disfrutar de un magníco y nutritivo platillo: los tlacoyos. Aportan proteína de origen vegetal, bra y son una excelente fuente de antioxidantes, necesarios para contrarrestar los radicales libres a los que diariamente estamos expuestos.

Procura: Acompañarlos con vegetales como quelites o nopales.

Rellenos de haba, requesón, frijol o alverjón.

Evita: Comerlos fritos, con crema o gratinados. Rellenos de chicharrón. Un dato: un tlacoyo mediano aporta menos calorías que muchas barritas de cereal que presumen ser saludables.