Sierra de lobos: Lugar perfecto para vacacionar

Sierra de lobos: Lugar perfecto para vacacionar

Local
|

La Sierra de Lobos es lugar predilecto de los leoneses  para ir de día de campo con la familia, pero alertan tener cuidado con las víboras.

Foto. Am


La Sierra de Lobos es lugar predilecto de los leoneses  para ir de día de campo con la familia, pero alertan tener cuidado con las víboras de cascabel, no dejar basura ni fogatas encendidas.



La temporada de lluvias ha tornado a la Sierra de Lobos, así como la sierra de Comanja, en paisajes enigmáticos y llenos de colorido.


El director de Desarrollo Rural del municipio, Rodolfo Ponce Ávila,  dice que en la zona norte del municipio se encuentran la mayor parte de los mil 300 bordos que hay en la zona, y todos ellos están a su máxima capacidad.


“Los bordos están llenos. Se está vigilando que estén desfogando porque continuarán las lluvias, por eso recomendamos a los que acuden de día de campo que no se metan a los bordos, presas y arroyos”, señala el funcionario.


Los estanques parecen verdaderos espejos que reflejan la hermosura del campo en estos días.


Decenas de familias aprovechan estos días para ir a pasear y hacer un día de campo bajo la sombra de un árbol, a la orilla de un arroyo o caminar por senderos, pero hay que tener cuidado.


“La sierra encierra muchos peligros. No todo es belleza. Por ejemplo en esta temporada hay que tener cuidado por donde pisas, sobre todo en las piedras. Luego de llover, cuando sale el sol, las víboras de Cascabel salen a asolearse a las piedras y ahí se quedan dormidas. Cuidado por donde pisa uno”, señala José Manuel Hernández, que vive en la comunidad de San José del Tanque.


Muy cerca de esta comunidad se encuentran los famosos Acantilados. Un reto el bajar desde la carretera  León-San Felipe hasta el arroyo que está al fondo de la cañada y que luce todo su esplendor en estos días.


“Lo difícil no es bajar, sino subir. Pero hay que cuidarse de los delincuentes, pues muchos de los carros que dejan a la orilla de la carretera los cristalean. Hasta acá ha llegado la delincuencia”, dice Luis Ernesto Rocha, de Pozo Redondo.


Los paseos a caballo es una tradición. Por sólo 40 pesos la hora puede uno trepar a los lomos de un manso cuadrúpedo y dar un paseo por las veredas, bajo el cuidado del dueño, pues señalan que hasta los caballos se roban y no vuelven a verlos.


“Son por lo general animales muy mansos. No hay riesgo de que se desboquen. Dar un paseo en estos tiempos por la sierra es una bendición”, dice Doroteo López, de El Vergel.


La sierra se ha cubierto de verde, y de belleza. Las familias acuden para disfrutar del paisaje, de la naturaleza, pero recomiendan no dejar basura, ni fogatas.


“La gente viene, haces sus fogatas para hacer carne asada y no las apaga y eso genera un problema porque vienen los incendios forestales. Dejan basura, se genera fauna nociva. Hay que disfrutar el campo pero cuidar el entorno”, dice José Antonio Pastor, guardabosques.


También recomiendan tener cuidado con la carretera mojada, pues las curvas y el exceso de velocidad son una combinación que puede resultar fatal, más si hay vinos de por medio.


También no protegerse bajo los árboles o caminar con sombrillas con una torrencial lluvia, pues pueden ser víctimas de rayos.


De cualquier forma hay que disfrutar de estos hermosos días que nos brinda la naturaleza.