En el Teatro María Grever presentan adaptación de ‘Pedro Páramo’
En el Teatro María Grever presentan adaptación de ‘Pedro Páramo’

En el Teatro María Grever presentan adaptación de ‘Pedro Páramo’

Vidas
|

La Compañía Infantil de Teatro de la Casa de la Cultura Diego Rivera presentan adaptación de ‘Pedro Páramo’ en el Teatro María Grever

Jóvenes actores llevan la puesta en escena al María Grever. Fotos: Cortesía


‘Pedro Páramo’ siempre lo consigue, su máxima mágico-realista lo volvió a hacer y esta vez en la adaptación que Bernardo Hernández hizo para la puesta en escena, de la Compañía Infantil de Teatro de la Casa de la Cultura Diego Rivera, en el Teatro María Grever.



Bajo la dirección de Eduardo Hernández, siete jóvenes escenificaron la obra del escritor mexicano, “lo más apegada a la historia, sin caricaturizarla por el hecho de ser niños”, pues uno de los propósitos del taller de Teatro es exponer el trabajo de actores y actrices, antes que denotar que son chicos de entre 10 y 15 años sobre un escenario.



‘Pedro Páramo’, como homonimaron la obra de teatro, atravesó cuatro momentos esenciales anunciados en su sinopsis, principiando en: ‘Comala es el pueblo de Pedro Páramo’, cuando Juan Presiado (Axel Miguel Ortiz Pérez) apareció de entre el público, igual que Abundio Martínez (Jhosua Eduardo Cardiel Cabrera), los dos como fantasmas que andaban entre las butacas del pueblo donde ya todos están muertos, y donde luego siguieron las escenas de: ‘Un lugar de olvido, fantasmas’, ‘Juan Presiado va en busca de su padre’, y ‘Almas en pena’. 



En esta sala de onirismo pudimos recordar el infortunio de Susana San Juan y el casiquismo de Pedro Páramo, Natalia Urquieta Borrego y Emilio Alejandro Loza se encargaron de aludirlos, de sugerir a los grandes y chicos que abarrotaron el sitio, donde volvió a repetirse la búsqueda que todos iniciamos con la llegada de Juan Preciado a Comala, donde no hacen falta adjetivos para saber que las fotografías son sepia y a las personas todos les han dicho muertas.



Imposible negar el folclore que en ‘Pedro Páramo’ se llama desolación y que en el María Grever nos volvió al tiempo de pos-revolución que mató de pobreza y tristeza a la Doloritas Presiado -que interpretó Luz Gómez González-, la madre que pidió a su hijo que le cobrara todo a su padre, Pedro Páramo, el padre de todos. 



Eduardo Hernández explicó que esta adaptación de la novela de Juan Rulfo -con la que se celebra el 14° aniversario de la Compañia Infantil de Teatro-, fue un reto por el objetivo principal de la misma: lograr que los jóvenes se adueñaran del papel para poder interpretar la desolación y el rencor de los viejos que hablan y maldicen en la obra, “olvidando sus edades”. 



“Mi propuesta en la adaptación de Bernardo Hernández es que el montaje sea con niños, es una adaptación con ciertos elementos que cambié para que un niño de ocho años también pudiera disfrutar (y reconocer que) la riqueza de ‘Pedro Páramo’ consiste en su lenguaje que yo no toque (para mejorar la adaptación); por eso la propuesta es: niños diciendo estas palabras y adueñados de sus personajes que olvidan que tiene entre 10 o 15 años y que al mismo tiempo, al momento de su interpretación, también te hacen olvidar sus edades”, explicó el director.


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx