Alumnos de La Salle competirán con velomóvil en competencia internacional

Alumnos de La Salle competirán con velomóvil en competencia internacional

Vidas
|

Alumnos universitarios compiten con vehículo de propulsión humana en un evento de nivel internacional

Axel Trujillo, Renata Ramírez, José Luis Ortega, Irving Godínez, Salvador Montero, Javier Ávila, Paul Lyons, Ernesto Enei, Christian Arias, Mariana Rodríguez, Nereidy Rosette, Andrea Arias y Jonathan Casillas. Fotos: Maricela Maceira Segundo


Estudiantes de la Universidad de la Salle Bajío están listos para ser los únicos representantes universitarios latinoamericanos en el World Human Powered Speed Challenge (WHPSC) 2018. 



La competencia de vehículos de propulsión humana, que se llevará a cabo del 10 al 15 de septiembre en Nevada, Estados Unidos, recibirá a más de 15 equipos internacionales, entre ellos el equipo iK-3 de nuestra localidad. 



La comunidad de la Salle acompañó a la cuadrilla al banderazo de salida y presentación de su velomóvil el que contiene una carrocería aerodinámica que favorece su avance, esto con el propósito de romper el récord mundial de velocidad que es de 144.2 kilómetros por hora.



La bicicleta coche fue adaptada al cuerpo de José Luis Ortega, estudiante de diseño industrial y quien será el piloto.



“Yo soy triatleta, nado, corro y practico ciclismo, lo he estado llevando a la par de entrenamientos de gimnasio, reactividad y fuerza para poder llevar la potencia necesaria para levantar los kilómetros necesarios”, comentó el joven de 22 años. 



En el proyecto trabajaron 15 ingenieros, diseñadores e investigadores desde principios de año, y después de varias pruebas hoy están listos para representar a su universidad. 



Van al Abierto Mexicano de Diseño 


Después de competir en Estados Unidos, el equipo iK-3 participará en el Festival Abierto Mexicano de Diseño (AMD), que se llevará a cabo en CDMX, en octubre. 



“Además de mostrar esta parte del récord de velocidad, vamos a mostrar el diseño de nuestro vehículo, incluyendo la parte gráfica”, comentó Jonathan Casillas, estudiante de diseño gráfico e integrante de la cuadrilla. 



El nombre fue elegido porque “ik” significa viento o Dios del viento en maya, algo que representa velocidad y movimiento, además de que eligieron usar el color rosa mexicano por ser un color conocido internacionalmente y por la autenticidad mexicana.