Eclipsa Guanajuato a emprendedores venezolanos y abandonan a Maduro
Eclipsa Guanajuato a emprendedores venezolanos y abandonan a Maduro

Eclipsa Guanajuato a emprendedores venezolanos y abandonan a Maduro

Valor Agregado
|

Originarios de Venezuela y orillados por la situación política económica de su país, profesionistas reinician sus vidas en Guanajuato.

Patricia Isabel Serrano Bustos y Pedro Miguel Valeri Sotillo profesionistas que iniciaron su negocio en León con una bebida típica de Venezuela. Foto: Silvia Millán.


La situación actual política y económica que se vive en Venezuela fue la razón que llevó a tres emprendedores a elegir Guanajuato para comenzar.


Tras la crisis provocada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, profesionistas especializados en arquitectura, administración y logística dejaron su país para buscar nueva oportunidades.


Estos venezolanos tienen en común la intención de salir adelante, echar raíces y reconstruir otra historia en México, nación que los adoptó.


Hereda receta


El matrimonio de Pedro Miguel Valeri Sotillo y Patricia Isabel Serrano Bustos migró de Caracas, Venezuela en 2015 para residir en Guanajuato.


“Cuando nos vinimos la situación era delicada, pero comparado como está hoy en día, pareciera que estuvieramos en Disneylandia”, expresó Pedro.


En su país, reconoce, tuvieron buenas oportunidades de trabajo. Su esposa ejercía su profesión: arquitectura, y él, Ingeniería de Materiales, aunque se dedicaba a la logística. El tema económico no era problema, pero pensar diferente sí lo era.


Pedro Miguel tenía la inquietud de hacer una maestría en la Universidad de La Salle del Bajío, esto fue clave para que llegara a León.


Durante el primer año de su residencia en la ciudad, pensaban hacer un negocio. La idea nació tras una parrillada, en la que dieron a probar a sus amigos un ponche.


El éxito en ese pequeño grupo fue el punto de partida para desarrollar el negocio “Ponche Crema Don Alfredo”. El ponche crema, explicó Pedro, es la bebida típica en Venezuela para acompañar la cena de Navidad.


Ya con la idea en mente, incubaron el proyecto en ProEmpleo, a partir de entonces se han dedicado a promocionarlo en ferias, bazares, y plazas. Adicionalmente buscaron certificarse en Marca Guanajuato.


Forma comunidad


Un intercambio universitario trajo a México hace 22 años a María Gabriela Franco Benedetto, quien se iniciaba como administradora de empresas, en ese entonces conoció a su esposo, y decidieron radicar en Guanajuato.


Gabriela tiene 12 años viviendo en el estado, esta antigüedad le ha permitido convertirse en guía para sus paisanos que han comenzado a llegar a la entidad.


“Hace una década la migración era mínima, se incrementó hace cuatro años. Actualmente hay como 500 familias en Guanajuato principalmente en Irapuato, Celaya y León, me atrevería a decir que el 90% son profesionales, doctores, aquitectos”.


Gabriela estudió gastronomía, se especializóo en repostería, con ese conocimiento decidió montar una pastelería. ‘Pasteles Gaby’ se volvió un centro de encuentro para la comunidad venezolana.


Con la creciente migración, sus clientes le comenzaron a pedir comida de su natal país, con lo que terminó incluyendo un menú diario de alimentos de origen venezolano.


“El venezolano es optimista, somos una comunidad que no tiene ego, ves a los profesionistas trabajando de todo”.


Las reuniones generaron una comunidad que se ha asentado en Guanajuato, la cual se une para apoyarse en los negocios, y aconsejarse, explicó la empresaria.


Gabriela quiere cerrar el ciclo de la pastelería para dedicarse a su faceta de escritora, autopublicó su primer obra “Encontrarme”. Hacia allá perfila su destino profesional.


Aplica experiencia


Antes de convertirse en madre, Natalí Talise Astier trabajó en una empresa de importaciones de alimentos en su natal Venezuela. 


Al igual que sus compatriotas la crisis política y económica que se agrava con el paso del tiempo, la hizo tomar la decisión de migrar.


Su formación académica incluye una licenciatura en Comercio Exterior, así como una más en Administración de Recursos.


Derivado de su experiencia con los problemas de sobrepeso, decidió desarrollar un programa, que convirtió en un modelo de negocio “Adelgaza amándote”, proceso con el que ella bajó 35 kilos.


En 2015, implementó el programa en Venezuela para una cadena de hoteles, el cual ha podido replicar en la ciudad, donde vive desde hace dos años.


 Hasta la fecha ha capacitado a dos grupos, cada uno conformado por 26 personas.


SIGUE LEYENDO

Zapatos y marroquinería de PyMes de Guanajuato abren camino en Amazon

Sheffield promoverá investigar ‘enriquecimiento inexplicable’ de compadre de Miguel Márquez

Ellos también invierten en cuidado personal y PyMes de Guanajuato crean productos


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx