Tiburones y mosquitos

Tiburones y mosquitos

Opinión
|


Steven Spielberg (1946) es uno de los grandes directores contemporáneos de cine. Es considerado fundador del “Nuevo Hollowood” y es sin duda alguna uno de los más exitosos. Su carrera cinematográfica abarca todos los géneros imaginables: ficción, humanismo, historia, guerra, terrorismo, etc. y en todos ellos ha logrado cintas excepcionales. 


Algunos cuantos ejemplos de su vasta producción son las siguientes películas: Jaws (Tiburón),  Indiana Jones, Jurassic Park (Parque Jurásico), Schindler’s List (La lista de Schindler), Amistad, Saving Private Ryan (Salvando al soldado Ryan), Deep Impact (Impacto profundo), Catch Me If You Can (Atrápame si puedes), The Terminal (La terminal) y ¡muchas otras! Como muchos cinéfilos, admiro el amplio espectro temático de las películas de Spielberg. A pesar de mi admiración por Spielberg confieso mi preferencia por Andrei Tarkowsky, Werner Herzog y Woody Allen sin embargo, para estas líneas, esto carece de toda importancia.


Un hecho colateral y lamentable de la película Jaws (Tiburón) fue la estigmatización de este espléndido y maravilloso animal; el tiburón.  Esta película contribuyó a señalar al tiburón como un animal agresivo, siniestro y terrorífico, lo cual es algo totalmente alejado de la realidad.


De las 368  especies diferentes de tiburones se sabe que solamente cuatro han atacado al hombre, estas son: tiburón blanco, tiburón tigre, tiburón toro y tiburón sarda.La alimentación de los tiburones se basa principalmente de moluscos, medusas, plancton, corales, larvas de peces, calamares, focas, leones marinos, delfines, tortugas, aves marinas entre otras especies. Todo esto dependiendo del tipo de tiburón.  Por otra parte los depredadores del tiburón más peligrosos son las orcas y sobre todo el hombre.  Varias especies de tiburones se encuentran en peligro de extinción debido a la pesca comercial, clandestina y deportiva y a la patética ignorancia de la gente que lo consume como “medicina natural” para algunas dolencias y enfermedades, lo cual no está científicamente comprobado.


En realidad anualmente en todo el mundo los tiburones matan en promedio a cinco humanos que invaden su hábitat y son confundidos con focas y leones marinos (los tiburones no distinguen a los humanos ni tienen nada específico contra los humanos, ellos son animales que simplemente buscan alimentarse).  A modo de comparación vale señalar que los lobos anualmente matan en todo el mundo a un promedio de diez humanos, los elefantes y los leones a cien, los hipopótamos a quinientos, los cocodrilos a mil, los perros a veinticinco mil (principalmente de rabia) y las víboras a cincuenta mil.  Sin embargo estos datos palidecen ante el número de humanos que mueren anualmente por la picadura de mosquitos: ¡Un millón!


Dejemos a los tiburones, estos extraordinarios animales de la creación, hacer lo que todo animal, incluido el hombre, debe hacer: vivir, crecer y reproducirse en paz.