Una revisión sobre las estrategias para reducir la violencia
Una revisión sobre las estrategias para reducir la violencia

Una revisión sobre las estrategias para reducir la violencia

Opinión
|


El pasado jueves 13, fue presentado Qué funciona para prevenir y reducir la violencia entre los jóvenes? Revisión sistemática de la evidencia sobre prevención y reducción de la violencia juvenil, con un análisis aplicado al contexto mexicano*, un documento elaborado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y por oficina regional para Latinoamérica y el Caribe del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab ( J-PAL). En este estudio se identifica, a partir de evidencia, cuáles acciones para la prevención y reducción de la violencia han tenido mayor efectividad.


Por ejemplo, como parte de las acciones con una efectividad media y sin evidencia que permita concluir su utilidad, se alude a los programas comunitarios de prevención de la violencia en los que participan ciudadanos. De acuerdo al documento, en nuestro país existen bastantes, mismos que son implementados por organismos de la sociedad civil o por autoridades municipales.


Sin embargo, se precisa que estas intervenciones carecen de la calidad que requieren. En la mayoría de los casos, se realizan sin un diagnóstico de las necesidades, factores de riesgo y áreas de oportunidad de las localidades; tampoco se genera un plan para ubicar a la ciudadanía que potencialmente puede resultar más beneficiada; además, es común que quienes se encargan de facilitar estos talleres, no estén debidamente capacitados para ello.


El análisis menciona cómo, derivado de los periodos de 3 años de los gobiernos municipales, se han buscado programas que generen resultados rápidos y con un gran número de beneficiarios, en lugar de apostar a una planeación a mediano o largo plazo, con resultados de mayor trascendencia. En efecto, políticamente tienen más provecho las acciones de resultados inmediatos pero intrascendentes; de otra forma, los efectos se generarían después de terminados los periodos de gobierno de la autoridad que los implementa y eso, políticamente, no vende.


Por esas razones, concluyen que estos programas se transforman en acciones aisladas, que ocurren de manera única y que no logran la transformación individual ni colectiva que se proponen. No obstante, refieren que se debe adoptar un enfoque estratégico, a través del cual se financien las intervenciones que cuenten con evidencia sólida de su efectividad. Igualmente, respecto de las acciones que se están implementado hoy, subrayan la necesidad de enfocarlos al desarrollo de estrategias que atiendan de manera puntual las necesidades de la población, por medio de personas que se encuentren debidamente capacitadas para ello.


El caso anterior es sólo uno de tantos que aborda el estudio. Así, el valor de este documento estriba en mostrar aquello que sirve, lo que no se sabe que haya servido y lo que, definitivamente, no tiene sentido. El documento está elaborado para atender la violencia, particularmente comunitaria, cuyos índices son altos y muchas veces dejados de lado ante la problemática de la delincuencia organizada.


Los retos son grandes en un país donde la violencia está normalizada. Hay bastante material sobre prevención de la violencia disponible; lamentablemente, pareciera que eso no es así al momento de diseñar estrategias para ello. Esperemos que este documento no pase a formar parte del grueso de evidencia acumulada y que nuestras autoridades en el estado se tomen el tiempo de analizarlo, máxime en estos días en que la violencia ha escalado en Guanajuato. Vale la pena.


*El documento puede ser descargado en:


http://www.cca.org.mx/forocdmx/


Amicus, “Derechos Humanos por el cambio social”


[email protected]


FB @Amicusdh


Tw @amicusdh


Te damos respuesta en 48 horas y puedes disponer del dinero en menos de 10 www.premo.mx