'Si hace mucho o poco dinero no importa' , dice Kuno Becker sobre su filme del sismo

'Si hace mucho o poco dinero no importa' , dice Kuno Becker sobre su filme del sismo

Espectáculos
|

El director y actor aseguró que su cinta fue realizada para que el público recuerde la tragedia del sismo de 1985 y no como un negocio.

Foto: El Universal.

Kuno Becker señala que "El día de la unión", fime basado en el terremoto que cimbró a la Ciudad de México en 1985, fue hecha para que el público recuerde la tragedia y no como negocio. 

“Si hace mucho o poco dinero no importa, si hubiera querido taquilla, habría hecho una comedia romántica”, dice el actor.

De acuerdo con datos de la distribuidora Videocine, hasta el martes y en cinco días en cartelera, se contabilizaban más de 260 mil boletos vendidos. “La película ahí está y va a vivir lo que sea en el cine; lo que queremos es que la gente vaya a verla y se cure (del desastre vivido)”, comenta el histrión.

La tarde de ayer Kuno y parte del elenco, entre ellos Aurora Papile (Pánico 5 bravo) quien interpreta a su esposa y el niño Ramiro Cid (Sense8), a su hijo, asistieron a una función especial en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, en honor de los héroes y víctimas de los sismos de 1985 y 2017.

Ahí reveló que la iniciativa para que el 19 de septiembre de día ocial, ya fue metida al Congreso por parte del diputado Iván Pérez. “Era el que podía iniciar este proceso, no un ciudadano común, es una iniciativa de ley que ese proceso debe seguir y tomar el camino adecuado”, indica. Recién el también actor de Gol tuvo una controversia con Kristoff, quien a través de un video criticó el trabajo cinematográco comparándolo con La rosa de Guadalupe, programa unitario de Televisa, además de cambiarle el nombre al también director, usando una palabra ofensiva.

Kuno le contestó con varios mensajes, uno de ellos pidiéndole considerara el suicidio, seguida por una “carita feliz” en twitter. “Era para que me lo preguntaran y generara más notas y la gente fuera más al cine”, indica. Señala que en funciones con público normal la gente termina aplaudiendo al nal de la función.