Curtidores de Parque Piel no tienen agua ni calles pavimentadas

Curtidores de Parque Piel no tienen agua ni calles pavimentadas

Local
|

En otro de los enredos que ha vivido este proyecto industrial, nadie se quiere hacer cargo de la conexión con la red de Sapal.

Una imagen del desarrollo. Foto: Archivo.


Curtidores se quejan del abandono en el que se encuentra Parque Piel.


A pesar de que el Municipio les vendió los terrenos para que salgan de la macha urbana, no cuentan con servicios urbanos, tienen calles sin pavimentar y carecen de agua.


Por conectarse a la red de Sapal les cobran 430 mil pesos, que no quiere pagar ni el Municipio, ni los curtidores.


Manuel Villarreal Gámez, curtidor, dijo que hace ocho años compró lotes en el Parque Industrial Piel pero tuvo que cancelar todo el proyecto porque la calle no está ni pavimentada y no tienen agua.


“Tengo terrenos ahí. El problema es que el Municipio nos vendió terrenos en calles que no están pavimentadas. No tienen agua. Hay una serie de irregularidades. Cómo es posible que estén apoyando otros parques industriales y en Parque Piel que está muy bien ubicado y que tiene años, no nos apoyen. Nadie se hace responsable de nada. La Cicur dice que el parque lo entregó al Municipio. El Municipio no quiere hacerse responsable y ahí está abandonado”, señaló Villareal.


El presidente de la Cámara de la Industria de la Curtiduría (Cicur), José Ernesto Vega Guillot, dice que el Parque Piel fue promovido cuando Carlos Medina Plascencia era gobernador en el año de 1993 con el fin de sacar a los curtidores de la mancha urbana.


Para la venta de terrenos se creó un fideicomiso que no pudo con el compromiso y entregó el parque al Municipio.


“Todo el problema está desde que inició el Fideicomiso del Parque Piel. Lo inició Carlos Medina cuando era gobernador. Se planeó para la reubicación de la tenerías, para que salieran de la marcha urbana y que esa era la solución para concentrarlas en una zona”.


Sin embargo, cuando inició el parque vino la crisis económica de 1995, por lo que se paró el proyecto y quedó hipotecado en bancos. 


“Es un parque que ha estado brincando varias veces de administración. Al final de cuentas se queda el Municipio para que manejara el Parque Piel. El problema está que con tanto movimiento que hay hubo un desconcierto, pero el que se quedó con los activos del parque fue el Municipio”, explicó Ernesto Vega.


El Municipio vendió terrenos sin terminar la urbanización ni pagar derechos de introducción de agua potable.


“Ahora Sapal dice: cómo les voy a dar agua si no me han pagado los derechos correspondientes. Los propietarios de terrenos reclaman que el Municipio vendió y que está obligado a dar los servicios de un parque industrial. El Municipio dice que no tiene presupuesto para pagarle a Sapal los derechos de agua. Todo esta entrampado”.


La Cicur ha tratado de destrabar el problema y han tenido reuniones con el alcalde Héctor López Santillana, con la directora de Sapal, Angélica Casillas Martínez, pero no se ha llegado a un acuerdo.


Vega Guillot añadió que más de 40 curtidores que están instalados tienen que comprar agua en pipas, lo cual es muy costoso.


A pesar de que la planta de tratamiento de aguas residuales de Sapal está a un paso, son pocas las curtidurías que compran agua reciclada.


“En un principio Sapal la regalaba, ahora la cobra, pero pocos curtidores la aprovechan”, reconoció Vena Guillot, quien lamentó que a pesar de que el parque es administrado por las autoridades, no está municipalizado.

No les dan líquido porque no pagan


La directora de Sapal, Angélica Casillas Martínez, es determinante y dice que los curtidores tendrán que pagar como lo hacen todos los fraccionadores.


“Para nosotros poder recibir un fraccionamiento tienen que pagar los derechos de introducción; si no cubren los derechos no se les puede dar agua. El costo ahorita es de 430 millones de pesos”.


Casillas reveló que ha tenido acercamientos con los curtidores para analizar el tema de la falta de agua, y buscan llegar a un acuerdo.


“Vamos a ver qué se puede hacer. Hay una cantidad inicial, si mal no recuerdo son 216 millones de pesos los que se ofrecen. Lo tendríamos que plantear al Consejo del Sapal para ver si está fuera la base para partir”.


La funcionaria añade que del fideicomiso que se integró en un principio hay acuerdos firmados entre los curtidores, el Municipio y tal vez la Secretaría de Desarrollo Económico. 


“Esos acuerdos deben ser dirimidos entre ellos y el tema de Sapal es que paguen los derechos, de acuerdo a la superficie que tiene cada curtidor y del agua que van a utilizar para poder calcular el volumen que requiere cada uno, y en base a eso es el costo. Se da el agua y el tratamiento y con todo gusto trabajamos”.


En relación al agua tratada, señaló que se promoverá, porque no estaban de acuerdo muchos de ellos, pero se ha demostrado que con ella se logra una buena calidad en los curtidos y ahorrar agua.


Por su parte, el promotor de una sección de Parque Piel, José María Padilla, dijo que es lamentable que el Municipio haya vendido terrenos sin urbanizar y que ahora les endosen el problema a los curtidores para que paguen 430 millones de pesos.


“No es posible que en un parque industrial no se cuente con agua potable, ni calles pavimentadas. Hay buena disposición del actual Acalde por dar una solución definitiva a este problema que ya tiene más de 25 años. Primero querían que nos quitáramos de la mancha urbana, pero no tenemos servicios urbanos porque no está municipalizado, cuando el Municipio es el propietario”, añadió el curtidor.


SIGUE LEYENDO:

+Robo de combustible estalla durante sexenio de Peña Nieto

+Asteriscos: *** FOX Y EL FRACKING

+Columna: Corredor Industrial