Santiago y El Rufo.- “Las mayorías se equivocan”

Santiago y El Rufo.- “Las mayorías se equivocan”

Opinión
|

En el mundo hay 5 mil millones de millones de moscas que comen caca, y eso no quiere decir que sea buena. Las mayorías también se equivocan

Santiago Heyser Beltrán


En el mundo hay 5 mil millones de millones de moscas que comen caca, y eso no quiere decir que sea buena... Las mayorías también se equivocan.

R- Mi Santias, parece contundente la encuesta publicada en mi periódico a.m.: a la pregunta de: “¿Está usted de acuerdo en que sea ratificado el procurador general de Justicia, Carlos Zamarripa Aguirre, por el gobernador Diego Sinhue?”, 33% respondió sí y 67% no; mismo rechazo respecto del secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca.


S- Entendible la respuesta, la inseguridad ha crecido exponencialmente en Guanajuato; el punto es, si ello es producto de la ineficacia de los funcionarios, y sobre ello no encuentro argumentación alguna, como tampoco conozco de demandas por corrupción; en otras palabras: ¿es responsabilidad de los funcionarios responsables de la seguridad el crecimiento de la criminalidad en el estado?... Antes de responder hagámonos las siguientes preguntas: ¿es Guanajuato un estado atípico?, es decir, ¿en el resto de la república viven en paz mientras en Guanajuato estamos a salto de mata evitando secuestros, extorsiones y asesinatos?, la respuesta es que no, el problema de la inseguridad es nacional, con matices derivados de sus particularidades, por ejemplo, los ductos petroleros en Guanajuato favorecen a los “huachicoles” y los “huachicoleros” se diversifican en otro tipo de delitos, cosa que en otros estados no sucede.


R- Grrr, demos por bueno que la inseguridad es un problema nacional; ¿no crees que dados los resultados obtenidos, un cambio refrescaría a nuestras policías y permitiría ser más eficaces en el combate a la inseguridad?


S- Pue´ que sí, pue´ que no. Los nuevos responsables no tendrían el conocimiento que Álvar y Zamarripa tienen del estado y lo que se vive, sería empezar de nuevo, eso no me parece inteligente, a menos que se compruebe, insisto, incapacidad y/o corrupción, y si existe corrupción, que esta se fundamente con una demanda y se demuestre, de esa forma no se requieren de encuestas, la propia ley obligaría al cambio.


R- ¡Vale!, doy por bueno tu argumento y parto de la premisa de que no hay corrupción; pero no me puedo quitar de mi perruna mente que dado el crecimiento de la criminalidad, hay ineficacia.


S- Analicemos esa vertiente, perro. La Comisión Global de Políticas de Drogas, de la cual forma parte el expresidente Ernesto Zedillo, acaba de publicar un informe en donde reconocen que las políticas prohibicionistas son un completo fracaso a nivel mundial; es decir, la prohibición de la producción y consumo de drogas es una estupidez, primero, porque no corresponde a las autoridades legislar sobre la moralidad de las acciones o determinar lo que es bueno o malo en lo privado, segundo, porque la historia ha probado que prohibir no funciona, regular ¡Sí! y el mejor ejemplo fue la prohibición del alcohol en USA que fracaso totalmente porque la gente quería tomar y le encabritaba que el gobierno se metiera con el personal derecho de ingerir lo que cada quién quiera. Paralelo al rechazo popular, la prohibición generó un mercado negro, corrupción rampante de funcionarios y policías y la proliferación de bandas criminales, que diversificaron sus actividades delictivas con extorsión, secuestro y robos de todo tipo… Cualquier perecido con la realidad mexicana, NO es pura coincidencia. Me pregunto, mi Rufo: ¿con esa política equivocada, pueden Álvar o Zamarripa o cualquier otro, ser eficaces?, la respuesta es ¡No! Lo que nos llevaría a la urgencia de analizar objetivamente el problema de inseguridad y buscar soluciones eficaces, antes de estar cambiando funcionarios por no resolver un problema irresoluble. Es ahí donde entran nuestros congresos a modificar las leyes, no en función de intereses prohibicionistas internacionales, como en el caso de la mariguana, la que se permite en USA y se prohíbe en México, dejando el jugoso negocio en manos de los güeros y los muertos de nuestro lado, ante la docilidad, corrupción, debilidad y obsecuencia de nuestros gobernantes y negociadores.


R- Guarraguauuu, mi Santias, creo que has puesto la pata en la llaga; las políticas de seguridad deben ser dictadas en función del interés nacional y para beneficio del pueblo de México y no con criterios internacionales... ¿Será que estamos como estamos porque dejamos de ser soberanos, mi Santias?


S- No tengo duda mi Rufo, cosa de recordar los tratados de Bucareli que condicionaron el desarrollo nacional al interés norteamericano, en un acto de traición del gobierno mexicano encabezado por Álvaro Obregón, que urgía del reconocimiento de los güeros… Pero al margen de aquella traición, hoy, el estado de Guanajuato y el gobierno Federal deben ejercer su soberanía y gestionar los cambios legales necesarios para enfrentar de forma inteligente las pandemias que generan la inseguridad; antes de cambiar funcionarios al contentillo de quienes, sin información, “justificadamente” están descontentos con los que se vive… Ello, sin olvidar: ¡Sin la participación ciudadana, cualquier esfuerzo en el combate a la inseguridad será infructuoso!… Así de sencillo.


Un saludo, una reflexión.


Escritor y soñador