Set-jet: en busca de las locaciones reales de sus ficciones favoritas

Set-jet: en busca de las locaciones reales de sus ficciones favoritas

Ideas y Estilo
|

En Dubrovnik, donde se filmó parte de “Game of Thrones”, hubo 300 tours relacionados con la serie en 2015, el año pasado, fueron 4 mil 500

La serie de HBO es una de las que más ha impulsado este fenómeno entre los viajeros. / Foto: Especial


El idioma inglés tiene esa plasticidad que le permite retorcer las palabras sin pedir permiso. Y además, muchas de sus palabras terminan siendo nuestras.


En este caso la palabra era set-jet: tropecé con ella en un artículo de The New York Times y creí que se habían equivocado; tantos años de escuchar jet-set. (La palabra jet-set –y sus jet-setters– se acuñó en los años 50 para hablar de los que viajaban en los aviones nuevos que volaban sin hélices, los jets.)



Ahora, cuando viajar en jet perdió toda distinción, aparecen el set-jet y los set-jetters. La palabra tiene autor: la inventó hace diez años una ex columnista del New York Post, Gretchen Kelly, pero recién se empieza a difundir, porque la actividad aumenta.


 “Son gente que viaja por el mundo en busca de las localizaciones reales de sus universos ficcionales favoritos”, explica el artículo del Times, sobre los set-jetters.


Y que la tendencia crece: en Dubrovnik, por ejemplo, donde se filmaron partes de "Game of Thrones", hubo 300 tours relacionados con la serie en 2015 y el año pasado ya fueron 4 mil 500.



Hay tantos más lugares. Algunos de los más visitados son el Highclere Castle, en Hampshire, Inglaterra, donde se rodó “Downton Abbey” o el Tom’s Restaurant, en el Upper West de Nueva York, donde solía filmarse “Seinfeld”.



Y no se puede dejar de mencionar los desiertos y locaciones de Albuquerque, New Mexico, donde se hacía “Breaking Bad”, que han generado una enorme cantidad de tours.



Hay, sobre todo, esa necesidad de ir a mirar la realidad de las ficciones. Que, antes de tener nombre, solía ser un juego de niños, cuando se fundó Disneylandia. Ahora, los niños en que nos hemos convertido hacemos eso mismo pero más.


Es casi lógico: nos pasamos horas y horas mirando mundos inventados para que los miremos, haciendo que la distinción entre ficción y realidad se vuelva más y más confusa.



 


El set-jetting es un destilado de turismo, sus esencias: ir a ver lo que has mirado tantas veces, hacerte el selfie allí, meterte en esa imagen. Entrar en ese mundo, confirmarlo: llegar, por fin, a los sitios donde también pasas tu vida.


No te pierdas:
[FOTOS] Otoño hermoso en Tremblant, Canadá


¿Cuánto te costará viajar en carretera? Aquí te contamos el costo de tus casetas


Conoce cuáles son las empresas que más contaminan los mares de México y el mundo

 



tu opinión es importante ¡compártela!

¿Te gustaría viajar al lugar donde grabaron tu serie o película favorita?

Sí, sería muy emocionante.
No, prefiero otro tipo de viajes.
Mientras viaje, eso no importa.