'El aborto es como contratar a un sicario': Papa Francisco

'El aborto es como contratar a un sicario': Papa Francisco

Mundo
|

El Pontífice vuelve a abordar el tema para exhortar a los creyentes a no matar, durante su audiencia semanal.

El Papa Francisco se pronunció hoy contra el aborto, en su audiencia semanal. / Foto: AP


El papa Francisco comparó hoy al aborto con un asesinato propio de la mafia, señalando que es el equivalente a contratar a un sicario para “acabar con una vida humana para resolver un problema”.


El pontífice hizo las afirmaciones, que están entre las más fuertes que ha pronunciado contra el aborto, durante su audiencia semanal de los miércoles, dedicada al mandamiento que exhorta a los creyentes a no matar.


Francisco dijo que algunas personas justifican el aborto por respeto a otros derechos. “¿Cómo puede ser terapéutico, civil, o simplemente humano, un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su inicio?”, cuestionó.


El papa se preguntó además si era justo "acabar con una vida humana" para solucionar un problema: "¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema? No es justo. No podemos acabar con un ser humano, aunque sea pequeño”.

De nueva cuenta


Por segunda ocasión en los últimos meses, Francisco manifestó la postura de la Iglesia contra el aborto en términos enérgicos y alusivos a la violencia.


En junio, el papa censuró que algunas parejas recurran a los exámenes prenatales para saber si sus hijos nonatos tendrán malformaciones y, si es el caso, abortar, del que dijo son los “guantes blancos” equivalente a los programas nazis de eugenesia.


El pontífice ha señalado al aborto y la eutanasia como parte de lo que llamó la “cultura del desperdicio”, en la que enfermos, pobres, adultos mayores y nonatos son considerados personas no merecedoras de la protección y la dignidad por una sociedad que premia la destreza y el éxito individual.


La doctrina oficial de la Iglesia en contra del aborto es absoluta, sin excepciones. Dicho lo anterior, Francisco reconoce que en ocasiones las circunstancias obligan a las mujeres al aborto y amplió las atribuciones a los sacerdotes ordinarios —no sólo a los obispos_ para que las absuelvan del pecado del aborto si están arrepentidas.