Oviedo celebra 15 años con concierto de la Orquesta Sinfónica de León

Oviedo celebra 15 años con concierto de la Orquesta Sinfónica de León

Vidas
|

Como parte de los festejos del quince aniversario del Instituto Oviedo, la Orquesta Sinfónica de León ofreció un concierto

La Orquesta Sinfónica de León fue dirigida por Enrique Eskeda. Fotos: Dulce Michelle Amador


Como parte de los festejos del quince aniversario del Instituto Oviedo, la Orquesta Sinfónica de León ofreció un concierto con un repertorio variado, en el Teatro Aurora.



La comunidad educativa del Oviedo y el público en general disfrutaron del recital el cual además sirvió para la inauguración de la exposición “Estudiantes sin escuela”, del fotógrafo Eduardo López Moreno.



Paola Rebollo, coordinadora cultural, y Roberto Mosqueda, coordinador artístico, señalaron que una de las bases de la institución son las artes, por ello que para el décimo quinto aniversario de la casa de estudios se decidió incluir presentaciones artísticas.
 


Deleita orquesta leonesa


Bajo la batuta de Enrique Eskeda, los 22 músicos de la Orquesta Filarmónica de León interpretaron lo mejor de su repertorio, por cerca de 90 minutos.
Las alegres notas de la Danza Húngara No. 5, del alemán Johannes Brahms, abrieron la noche; seguidas de la Sinfonía No. 25 de Mozart.



Compuesta en cuatro movimientos, con texturas metálicas que contrastaron con el resonar grave de chelos y contrabajos, la pieza fue bien ejecutada por los músicos.



A ésta le siguió la dulce melodía “Claro de Luna”, de Debussy, y Danzas Folklóricas Rumanas, del compositor húngaro Béla Bartók. 



Además de incluir piezas de célebres compositores, el programa continuó con el vals “Sobre las Olas”, del guanajuatense Juventino Rosas. La pieza fue bien recibida por el público, que con aplausos mostró su gusto por la ejecución de la obra.



Para poner el toque romántico a la presentación, los músicos interpretaron el Adagietto de la Quinta Sinfonía de Gustav Mahler. 



Previo a la obra, el maestro Eskeda indicó a los asistentes que dicha pieza era mejor conocida como “La mejor carta de amor de la historia de la música”, y es que el movimiento fue compuesto por el músico alemán como petición de matrimonio para su esposa Alma Schindler.



Como bocado final de la noche, la orquesta interpretó un fragmento de la Novena Sinfonía de Ludwig Van Beethoven, conocida también como “Himno a la Alegría”.



Con aplausos, el público despidió a los músicos, en agradecimiento por la pasión que imprimen en cada nota musical y su virtuosa interpretación de cada una de las piezas elegidas para esta ocasión.