Se quedan sin dinero para liquidaciones

Se quedan sin dinero para liquidaciones

Local
|

Tesorero afirma que la administración saliente dejó sin recurso al actual gobierno para solventar pagos.

El problema. Pretenden realizar el pago de finiquito a funcionarios sin recurso. Foto: Cristina Castillo.


La Tesorería enfrenta un pasivo de un millón 800 mil pesos para liquidar a siete ex funcionarios municipales de primer nivel, de los cuales cuatro se han negado a firmar la entrega de sus respectivas direcciones, bajo la amenaza de presentar demandas contra el Gobierno Municipal.
Juan Antonio Valdés Fonseca informó que la pasada administración agotó el recurso destinado para ese rubro, tras elaborar el pasado 6 de octubre cheques para liquidar a cinco ex funcionarios por un millón 410 pesos.
De la misma forma el pasado 9 de octubre se hicieron otros nueve cheques para otros nueve directores de primer nivel por millón 756 pesos, dejando siete convenios de liquidación por un millón 826 mil 847 pesos.

“Hay algunas declaraciones por ahí que nos comentan que nos han dejado bastante dinero, y lo que yo digo es, bueno el dinero lo quisiera ver yo físicamente en las arcas, o en las cuentas bancarias”, afirmó el Tesorero


Lo único que se dejó fueron proyecciones presupuestales trazadas a final de año, tales como el impuesto predial, que ingresa al municipio más de 25 millones de pesos.
Sin embargo, a lo largo de esta año solo se ha recaudado el 43% de las estimaciones, por lo que considera que los esfuerzos debieron de ser de otra forma para garantizar una mayor solvencia a la administración.
La intención es que todo se pague conforme lo que marca la ley, por lo que se revisará la posibilidad de hacer una trasferencia que diera liquidez a la partida que permita cubrir con los pagos el siguiente mes.

Los siguientes


De manera extraoficial se sabe que los titulares de la Oficialía Mayor, la Secretaría del Ayuntamiento, la Dirección de turismo, Desarrollo Social y Humano, Desarrollo Económico, así como el Jurídico son los funcionarios de primer nivel que siguen a la espera de que los liquiden.